La escaladora Liv Sansoz intentó ascender en un año a los 82 cuatromiles de los Alpes

El documental “Liv Along the Way” de Salomon TV se rodó con la excusa de su ascenso en un año a los 82 cuatromiles de los Alpes. La pluriatleta no consiguió su objetivo deportivo. Se quedó en 76, pero ha continuado su reto y sólo le faltan dos cimas.

0
2152
Liv Sansoz
Cuando el equipo de Salomon TV dio por concluido el reportaje Liv Sansoz había ascendido a 76 de los 82 cuatromiles de los Alpes. (Copyright/Ben Tibbetts)

◄ A Liv Sansoz sólo le faltan coronar las cimas de la aguja Blanche de Peuterey y El Grand Pilier d’Angle para completar los 82 cuatromiles de los Alpes.

Liv Sansoz (Bourg-Saint-Maurice, Francia, 1977) es una pluriatleta francesa, que se dio a conocer a finales de los años noventa en la escalada deportiva. Fue dos veces campeona del mundo (1997 y 1999) y tres veces ganadora de la Copa del Mundo de Bloque (1996, 1998 y 2000). Como sucede a mucho de los deportistas que triunfan muy jóvenes, anteriormente había sido campeona del mundo cadete (1994) y junior (1995), abandonó la competición pura y dura. La escalada, tanto en roca como en hielo, siguió presente en sus actividades, pero comenzó a abrirse a otros horizontes. Desde entonces el alpinismo, el esquí de montaña, el paracaidismo y el salto base la han acompañado también en muchas de sus aventuras deportivas.

El último proyecto de Liv Sansoz acaba de ver la luz en forma de documental. Salomon TV ha estrenado “Liv Along the Way”. El reportaje narra la aventura humana de intentar escalar  durante un año las 82 cumbres de más de 4.000 metros de los Alpes. En marzo de 2017 Sansoz comenzó su expedición, con un equipo de televisión siguiendo alguna de sus ascensiones. No se trataba de hacer una cronología. La montaña, por decirlo de alguna forma, es una excusa para que la alpinista se confiese a la cámara y recuerde sus desafíos físicos y mentales a los que se ha enfrentado durante su trayectoria deportiva, primero como campeona del mundo de escalada deportiva y ahora como alpinista, esquiadora de montaña y parapentista.

Liv Sansoz ha reconocido que se ha reencontrado durante esta aventura deportiva. “Aprendes mucho sobre ti misma en un proyecto como este. A amar las montañas y a moverte por ellas. Estuve muchos años escalando y compitiendo, dedicándome a ganar competiciones, cosa que creo que es bastante egoísta. La manera como escalo ahora las montañas es mucho más humana. Este proyecto no habría sido posible sin los 21 amigos que estuvieron conmigo durante esos días. Al estar en la misma cuerda, tengo su vida en mis manos, y viceversa, por lo que es algo muy especial que genera solidaridad, confianza y seguridad mutuas. Fue algo muy especial poderlo compartir con amigos que significan tanto para mí”.

Liv Sansoz
La pasión por la montaña es el motor de vida de Liv Sansoz. (Copyright/Ben Tibbetts)

Liv Sansoz coronó durante el año 2017 buena parte de las cumbres clásicas de los Alpes de Francia, Italia y Suiza, como el Mont Blanc, el Matterhorn, el Weisshorn, el Piz Bernina, el Grand Paradis y el Monte Rose. Ascendió a cada cima con diferentes amigos e hizo el descenso esquiando, en parapente o a pie, en función de la nieve y de las condiciones meteorológicas. Para registrar su intrépido viaje, el equipo de Switchback Entertainment de Salomon TV le acompañó en varios ascensos, entre los que están incluidos, el Grand Paradis, el Dôme de Neige, el Barre des Écrins, el Aiguille de Bionnassay, el Dent d’Hérens, el Aletschhorn, el Arête du Diable, el Mont Blanc du Tacul y La Dent Blanche. “Tener al equipo y al fotógrafo allí supone más trabajo de logística y organización. No obstante, fue muy divertido y las grabaciones e imágenes que capturaron son preciosas. Estoy encantada con la película”.

Cuando Salomon dio por concluido el rodaje de televisión Liv Sansoz habia ascendido a 76 de las 82 cimas previstas. Se fueron los focos, pero la atleta no renunció a completar su sueño que, por cuestiones meteorológicas principalmente, no pudo realizar en doce meses. Su reto tampoco buscaba ningún récord, sino sencillamente cumplir un sueño de adolescente. Durante este 2018 ha reemprendido el objetivo. El pasado 26 abril ascendió a la montaña de Les Droites, una cima del macizo del Mont Blanc que, con 4.000 metros justos, es la menos elevada de los 82 picos de más de 4.000 metros de los Alpes. Era su montaña número 80. En breve, Liv Sansoz espera cerrar su aventura. Solo le restan dos montañas del macizo del Mont Blanc, situadas en la parte italiana. La aguja Blanche de Peuterey ,4.112 m, y El Grand Pilier d’Angle, 4.243 metros.

Noticias relacionadas:

El veterano freeskier Mike Douglas, 47 años, contra el reloj biológico

No hay comentarios

Dejar respuesta