Carlos Manera: «La Mini Transat 2023 fue una experiencia de aprendizaje inigualable»

Carlos Manera
Carlos Manera celebrando la victoria de la primera etapa de la Mini Transat 2023. (Copyright/Qaptur/La Boulangère Mini Transat)

La inspiradora travesía de Carlos Manera en la Mini Transat. De sus inicios a la segunda posición en la edición 2023.

Carlos Manera, 25 años, segundo en la Mini Transat 2023 y primer extranjero en ganarle a los franceses la primera etapa, se quedó a las puertas de adjudicarse la regata clásica de iniciación por la que pasan prácticamente todos los marinos que quieren dedicarse a la vela oceánica en solitario. El regatista catalán cerró el año 2023 de forma muy exitosa. Navegante del año de la Federación Catalana de Vela, ganador absoluto de la temporada 2023, en la categoría Prototipo, de la Classe Mini y segundo en el campeonato offshore en solitario 2023 de la Federación Francesa de Vela. En breve, -7 abril- toma parte en la nueva regata transatlántica Niji40, organizada por Ultim Sailing, que va de va de Belle-Île-en-Mer, la mayor de las islas bretonas a Marie Galante, en Guadalupe, y está destinada a los barcos de la Clase 40. En esta ocasión hace equipo con  Xavier Macaire y Pierre Leboucher. Antes de embarcarse Carlos Manera repasó su experiencia de la Mini Transat con nuestro colaborador naútico Carlos Pich.    

    «Comencé en un equipo de regatas de optimist a los diez años en el Port de la Selva, y desde entonces supe que la vela sería mi pasión para toda la vida.»

¿Cómo comenzó tu afición a la vela y cuáles fueron tus primeras experiencias en regatas?

– Empecé a los seis o siete años, aunque practicaba otros deportes, hasta que entré en el equipo de regatas de optimist del Port de la Selva (Girona, Costa Brava) con diez años. Luego cambié a Europe de los 13 a los 18 años en el Club Nautic L’Escala, también en la Costa Brava. Algo de J70 y crucero.

¿Qué te inspiró a incursionar en la navegación offshore y en solitario?

– Me asomé a la navegación offshore y en solitario por la influencia de Gerard Marín que era el entrenador de Port de La Selva y L’Escala. Un día antes de comenzar la Barcelona World Race 2010-2011 para circunnavegar el planeta me invitó a visitar su barco y me impresionó. Tenía 14 años y pensé que quería ser como él. Gerard me recomendó que me iniciara en la Mini Transat y con 17 años empecé a hacer algunas regatas por Barcelona en offshore crucero, pero mi familia me dijo primero que debía estudiar. Compaginé mis estudios trabajando en un velero de 40 metros y al terminar la universidad -grado de Náutica y Transporte Marítimo- me dije que ya había llegado el momento. Me fui en coche a La Rochelle con Fede -Waskman y ganador de la Mini Transat 2023- para comprarnos un Mini 650 cada uno.

Carlos Manera
Carlos Manera en el puerto de Les Sables d’Olonne antes de comenzar la Mini Transat 2023. (Copyright/ Team)

«La influencia de Gerard Marín fue fundamental. Recuerdo claramente el día que visité su barco antes de la Barcelona World Race 2010-11 y  desde ese momento supe que quería seguir sus pasos»

    ¿Qué te motivó a participar en la Mini Transat y cómo fue tu preparación para esta regata transatlántica?

– En 2019, me compré el barco en la salida de la Mini Transat, aunque seguí trabajando en Bélgica unos meses y cuando el barco regresó a La Rochelle me lo llevé a Port de la Selva. Tras   navegar sólo una semana, me fui a La Grand Motte para una regata de 100 millas en solitario. Fue una decisión atrevida con solo cuatro días de experiencia en un Mini 650.  Sopló tramontana fuerte, sufrí, me divertí y regresé a casa justo cuando comenzó el confinamiento de la covid-19 … y estuve dos meses sin tocar el barco. Luego me fui a Italia en otoño para hacer su temporada de verano retrasada.

Cuéntanos sobre tu experiencia durante la Mini Transat 2021. ¿Qué obstáculos enfrentaste en las dos etapas de la regata?

– La Mini Transat 2021 fue dura. Con mis limitaciones y con os líos que hubo me clasifiqué bien en la primera etapa y la segunda fue… dura. Como el barco no era muy rápido y a mí me faltaba experiencia arriesgué mucho tácticamente, fue un poco desastroso. Finalicé en trigésima posición, que fue aceptable para un novato.

Carlos Manera
Carlos Manera se convirtio en el segundo español en subir al podio e igualó a Alex Pella que en la edición de 2005 tambien acabó segundo. (Copyright/Vincent Olivaud/La Boulangère Mini Transat)

«La Mini Transat 2021 fue una experiencia dura, llena de obstáculos y aprendizajes. Me  enfrenté dificultades, pero logré y finalizar la regata en una posición aceptable para un novato.»

Después de la Mini Transat 2021, te embarcaste en un ambicioso proyecto de construir un nuevo barco competitivo. ¿Cómo fue ese proceso y qué desafíos enfrentaste durante la construcción?

– Al finalizar la Mini-Transat 2021 ya me puse manos a la obra para tener un barco competitivo, porque creía que tenía posibilidades de hacerlo bien. Intenté comprar un Serie nuevo pero el mercado estaba imposible y decidí construirme el barco porque los astilleros estaban ocupados. Contacté con varios diseñadores, Samuel Manuard me contesta y nos reunimos. Me habló de su nuevo diseño “full foiling” y yo le paré los pies, porque no veía capaz de afrontarlo técnica ni humanamente. Me escuchó y entre los dos fijamos las líneas maestras de un diseño scow con foils, pero no “full foiling”. Velocidad media muy elevada y que no precise un manejo extremo. En abril me termina el diseño y en vez de construirlo en mi garaje decido hacerlo en el astillero Sinergia (Cartagena), donde se vuelcan con el proyecto. Estuve desde junio a diciembre trabajando 14 horas diarias. Lo estreno y empiezo a rodarlo en enero y febrero en Cartagena para estar cerca del astillero y tener unas condiciones de navegación en invierno excepcionales, vientos medio y buena temperatura.

    ¿Cómo fue tu entrenamiento y preparación para las regatas de calificación previas a la Mini Transat?

– Durante todo este tiempo hablábamos con Fede (Waskman), y en diciembre me avanzó desde Uruguay sobre su posibilidad de alquilar un barco. Un mes después me confirmó que se iba a Bretaña para empezar a entrenar. Opto por ir al mismo centro de entrenamiento de Lorient y hago algunas regatas para completar las millas de calificación. No tenía margen de error para confirmar una de las plazas que la organización me reservó. No podía cometer errores, y el dilema era que no podía empujar al máximo para fiabilizar el barco. Porque debía finalizar esas regatas. Pero tuve buenos resultados, ganando la Mini in Mai y La Fasnet, donde ya completé las millas obligatorias. Luego hice una regata más donde rompí el sistema de los timones.

Mini Transat 2023

«En la Mini Transat 2023, la estrategia fue clave. Desde la primera etapa, luché con determinación y nunca perdí la confianza»

 

Hablemos sobre tu desempeño en la primera etapa de la Mini Transat. ¿Qué estrategia seguiste y cómo te sentiste al ganarla?

– Empecé la Mini Transat muy preparado, aunque me faltaban millas de fiabilización. Estaba confiado y con el objetivo de luchar por ganar, confiaba poder logar el podio. Siempre asumiendo el riesgo de que en esta regata en un minuto puedes pasar de copar los titulares a estar en la miseria.La primera etapa salí a fondo, estaba primero en Finisterre en un duelo intenso con Fede. Creo que el ritmo que llevábamos era algo insólito. Me equivoqué bajando Portugal, y en una dorsal vi impotente como cerca de mí amigo se me escapa y yo me quedo atrapado, perdiendo muchas posiciones. No me rendí nunca y empecé a empujar, entramos en los Alisios y mi barco era el más rápido permitiéndome remontar hasta la tercera posición.

Y ¿Cómo describirías la experiencia de enfrentarte a una reparación de urgencia  a falta de de un día para acabar la primera etapa?

– A 24 horas de la llegada golpeé mi timón con algo y tuve que bajar el ritmo para hacer una reparación de emergencia. Lo solucioné y decidí ir a muerte. Recordaba cómo había sido la llegada de la anterior edición con el desvente de la isla. Perdí el contacto con los dos primeros hasta que vi a uno muy cerca. Me escapé negociando bien el primer desvente, y al amanecer vi la luz del primero en barlovento, a escasos 500 metros con solo dos millas hasta la llegada. Gané el sprint final y la primera etapa con un timón medio descolgado, sujeto con unas tenazas de presión.

Fede Waskman
El uruguayo Fede Waskman, radicado en Barcelona, en el centro, y ganador de la Mini Transat 2023.
(Copyright/Volivaud/La Boulangère Mini Transat)

«Con Fede, aunque somos buenos amigos, hubo cierta distancia en nuestra relación antes de la regata, ya que somos ultra competitivos»

¿Cómo describirías tu relación con tu competidor y amigo Fede durante la Mini Transat?

– Fede y yo somos buenos amigos, pero poco antes de esta regata pusimos un poco de distancia en nuestra relación. Ambos somos ultra competitivos, éramos los dos máximos favoritos y por tanto rivales directos.

    ¿Cuál fue tu enfoque en la segunda etapa de la Mini Transat y cómo enfrentaste los desafíos que surgieron durante la regata?

– No había una estrategia clara al principio. Opté por ganar Oeste que era lo más seguro. Inicialmente, tanto Fede como yo, hicimos la misma ruta. El cuarto día cruzamos una gran encalmada y aprovechamos la tranquilidad para liberamos de tanta la presión hablando por VHF. Fue bonito, pero terminábamos las conversaciones con una “declaración de guerra” deportiva, a ver qué pasaría al salir de la dorsal. Sufrí una rotura del soporte de la polea trasera del gennaker y mantuve esa vela a un rumbo más orzado que él, hasta que vuelvo a entrar en la dorsal y me atrapó sin dejarme ir hacia el sur, hasta perder el contavto.

¿Cómo gestionaste la presión y la estrategia durante la Mini Transat, especialmente cuando te encontrabas en una intensa competencia con Fede y tomaste decisiones arriesgadas para tratar de superarlo?

– En los Alisios navegue a tope, pues sabía que él me llevaba 60 millas de ventaja y navegando más al sur que yo. A 300 millas de la llegada decido ir más al norte para intentar sepárame de él y encontrar un role favorable. Era arriesgado ir a buscar un bordo final, tan lejos de la meta y sin una información meteorológica precisa. Pensaba que él estaría aún en el sur, traslucho y llevo el barco al límite con pequeñas roturas del spi grande y mediano que los iba alternando, pero apenas perdí nada. A mediodía supe que me llevaba 80 millas de ventaja, y descubrí que él también había venido hacia el norte. Se acabó el partido.

Finalmente, ¿cómo valoras tu rendimiento en la Mini Transat 2023 y qué aprendizajes destacarías de esta experiencia?

– El balance es muy bueno, creo que ha sido un éxito. Es muy difícil una regata de este tipo en la que suceden mil cosas. No cambiaría nada, he hecho un proyecto muy bueno, ha sido un gran aprendizaje para mí, que era uno de mis objetivos. Navegando y compitiendo he disfrutado muchísimo, estoy satisfecho de haber dado lo mejor de mí y exprimirme al máximo llevando el barco a sus máximas posibilidades.

Artículos relacionados:

Carlos Manera se lleva la primera etapa de la Mini Transat 2023

Emocionante duelo final en la Mini Transat 2023: Federico Waksman supera a Carlos Manera

  • HELLY HANSEN PROVISIONAL VERANO 2024
  • UN VALLE UNICO  FGC VERANO 2024
  • LA NATURALEZA A UN SOLO PASO VERANO 2024