Clint Eastwood protagoniza el cartel del Bilbao Mendi Festival colgado en la pared del Eiger

0
1896
La imagen de Clint Eastwood corresponde a la escena culminante de “The Eiger sanction", una de sus primeras películas como director, que será homenajeada por el festival vasco en el 40 aniversario de su rodaje con una proyección en sesión especial.
La imagen de Clint Eastwood corresponde a la escena culminante de “The Eiger sanction», una de sus primeras películas como director, que será homenajeada por el festival vasco en el 40 aniversario de su rodaje con una proyección en sesión especial.

El cartel anunciador de la séptima edición de Bilbao Mendi Film Festival, que se celebra en la capital vizcaína del 12 al 21 de diciembre, constituye un doble homenaje al séptimo Arte y al deporte de la escalada, a través de una histórica fotografía de Clint Eastwood colgado en la pared norte del Eiger (3.970 m), en los Alpes suizos. La imagen corresponde al rodaje de “The Eiger sanction”, que en su versión española se estrenó bajo el nombre de “Licencia para matar”. Este año se conmemora  el 40 aniversario de su estreno. Se trata de un clásico film de acción de los años 1970, pero que atesora elementos de especial valor para cinéfilos y montañeros. Se trata de uno de los primeros trabajos de quien es considerado hoy en día uno de los grandes realizadores norteamericanos de las últimas décadas. Era el cuarto titulo dirigido por Eastwood, apenas cuatro años después de debutar detrás de la cámara con el thriller “Escalofrío en la noche”, cuando contaba 45 años de edad y se hallaba en lo más alto de su carrera como actor, tras haber triunfado con personajes de tipos duros como Harry Calahan o los taciturnos protagonistas de los spaghetti-western de Sergio Leone.  La pelicula “The Eiger sanction” está considerada como uno de los mejores reflejos del deporte de la escalada en el cine de ficción por sus espectaculares imágenes, tanto en los Alpes suizos como en las escenas de ascensiones rodadas en Monument Valley. Con el añadido de que Eastwood no utilizó dobles en las secuencias más peligrosas, y practicó durante meses la escalada para preparar el papel de un profesor de arte y alpinista de élite, con una doble vida como antiguo agente secreto y asesino a sueldo. Además de protagonizar el cartel del certamen, “The Eiger sanction” será proyectada en una sesión especial, que constituirá una ocasión única para muchos aficionados al cine de acercarse a uno de los primeros trabajos como director, en el 40 aniversario del rodaje de la película.  Además de su ambientación en un entorno alpino, el filme tiene una curiosa conexión con el deporte de la montaña, dado que, al mismo tiempo que se rodaba la película y en el mismo escenario, dos míticos alpinistas como Reinhold Messner y Peter Habeler lograron el récord de ascensión por la cara Norte del Eiger, al coronarla en 10 horas. De hecho, existe una fotografía que testimonia el encuentro de Clint Eastwood con los dos escaladores.

Como se tomó la fotografía

En cuanto a la fotografía que protagoniza el cartel de la presente edición de Bilbao  Mendi Film Festival,  es obra de otro mítico personaje relacionado con el cine y la montaña, el escocés Hamish Macinnes, de 84 años de edad. Montañero e integrante de equipos de rescate en altura, además de escritor y fotógrafo, ha colaborado en numerosas producciones cinematográficas como escalador, doble, asesor y responsable de seguridad. Su fotografía –que fue hace dos años portada de la prestigiosa revista norteamericana “Alpinist”- fue tomada en circunstancias peculiares.  El mismo Macinnes ha relatado que “estábamos en la cara norte del Eiger. Clint Eastwood colgaba en un saliente de una cuerda que estaba atada a un extremo de una escalera, colocada como si fuera un trampolín. Sobresalía unos seis metros del borde de una cornisa. Pocos días antes, un miembro del grupo de escalada, Dave Knowles, había fallecido cerca de un desprendimiento de rocas. Se detuvo la grabación de la película. Yo me estaba recuperando de una intervención por g angrena gaseosa. Recibí una llamada de Kleine Scheidegg, que se encontraba a los pies de la cara norte del Eiger, preguntándome si podía volar allí de inmediato y solucionar todo aquello. Antes de partir, me dirigí al taller e hice un protector perforado de aleación de aluminio para la herida. Y así es como me vi involucrado en The Eiger sanction… Clint no mostró ninguna emoción mientras le bajábamos a su posición. Estaba ocupado dirigiéndose a sí mismo. Estoy seguro de que, durante la toma de esa peligrosa escena en la que se cortaba la cuerda, todos se alegraron de no estar al final del otro extremo. Clint estaba más preocupado de que la navaja suiza que tenía en su mano derecha cortara la cuerda. El plan consistía en que nuestro cámara y escalador subiría por la escalera hasta llegar al peldaño superior, donde la cuerda de Clint estaba atada, y apuntar directamente con la pesada cámara hacia el hueco entre el primer y segundo peldaño, para obtener así una vista panorámica de nuestro director/doble. Tenía otra escalera más corta colocada en posición vertical en medio del «trampolín» de Clint. Habíamos amarrado dos cuerdas de escalada desde un extremo del trampolín de Clint a lo alto de la escalera vertical, y de ahí a unos anclajes a prueba de bombas instalados a lo largo de la cornisa. Mike Hoover fue catapultado hacia arriba en cuanto Clint cortó la cuerda y se desplomó. El cuchillo se desprendió de su mano, de acuerdo con lo planeado. Habíamos insertado pitones y anclajes de expansión debajo del saliente para sujetarlo cuando cayera; ahora se balanceaba al pender de esos anclajes. Al día siguiente, continuamos con la grabación del final de esa secuencia desde abajo. Una secuencia en la que corta la cuerda y George Kenny tira de él hasta el túnel de hielo. Este pasadizo conecta la cara norte del Eiger con el funicular que se eleva a través de un túnel hasta Weissfluhjoch. También tuvimos que lanz ar desde aquel saliente algunos maniquíes con aspecto de escalador, para representar algunas víctimas mortales del largometraje. La grabación de este largometraje fue como una montaña rusa, y la partida contra la montaña continuó hasta que recogimos nuestras mochilas. Tenía la sensación de que, en caso de habernos quedado mucho más tiempo, el Eiger habría ganado”.

Tras los alpinistas que acceden a la cima del  Bluemlisalphorn se ven el Eiger, Moench y Jungfrau. (Copyright/ST/Swiss Image).
Tras los alpinistas que acceden a la cima del Bluemlisalphorn se ven el Eiger, el Moench y la Jungfrau. (Copyright/ST/Swiss Image).

El Eiger (3.970m) es, por su cara Norte, el pico más famoso de los Alpes Berneses. Es un baluarte impresionante, formado en parte por roca calcárea quebradiza, encima de la caldera verde del valle de Grindelwald. La primera ascensión al Eiger tuvo lugar el 11 de agosto de 1858 por Charles Barrington con los guías de montaña Christian Almer y Peter Bohren, subiendo por el flanco occidental, la ruta incluso hoy en día normal, calificada aún como bastante difícil. En 1864, la primera mujer se encuentra en la cima del Eiger, es la inglesa Lucy Walker. Su guía es Melchior Anderegg, acompañado, por supuesto, por otros miembros de la familia Walker y otros guías, ya que un hombre solo con una «lady» en las montañas y en un refugio alpino sería inaceptable en la Inglaterra victoriana de aquel entonces. La cresta Noreste (Mittelegi) considerada como «insuperable» es vencida en 1885 por primera vez en un descenso. El 10 de septiembre de 1921, los tres guías de montaña locales Fritz Amatter, Fritz Steuri y Samuel Brawand logran junto con el japonés Yuko Maki la primera ascensión.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.