Ferran Teixidó: No es un adiós, sino un hasta luego

El atleta andorrano de carreras de montaña ha puesto punto y final a su dilatada trayectoria deportiva finalizando tercero en el podio de la Copa del Mundo del Vertical Kilometer World Circuit 2018.

0
3069
Ferran Teixidó
Ferran Teixidó deja la competición de élite a los 45 años. (Copyright/iancorles.com/VKWC)

OPINIÓN: por Diana Martin i Gamisans
El Vertical Kilometer World Circuit ponía punto y final a la temporada 2018 el pasado viernes, con la vertical de Limone Sul Garda (Italia). 1.080m de desnivel en 3’7 kilómetros separaban Ferran Teixidó (Canillo,1973) del adiós (meditado, muy meditado) a una carrera deportiva más que brillante, aunque a nivel repercusión pueda haber sido discreta (como él). Cuando le preguntas sobre su palmarés responde “lo tendría que consultar, no me lo se”.

Y es que Ferran Teixidó no corre para ganar, si no para superarse a sí mismo, para mejorar. Cinco podios en las diez pruebas del circuito mundial en las que ha participado, tres podios en la general absoluta en los últimos años, innumerables en la copa d’Andorra, tanto en carreras como en esquí de montaña, pasarán a la historia de los datos y de las estadísticas.

Como me explicaba él mismo en las muchas horas de viaje que compartimos desde Andorra hasta la localidad italiana de Limone Sul Garda, sus inicios en este deporte fueron con su hermano Xavi, con quién desde que tiene uso de razón se recuerda corriendo pendiente arriba, pendiente abajo y compitiendo en los primeros circuitos de carreras de montaña que existieron en Andorra y que eran en formato travesía por parejas. “Éramos unos adolescentes, pero nos encantaba entrenar y competir”

Ferran Teixidó
Ferran Teixidó ha acabado en tercera posición la Copa del Mundo Vertical Kilometer World Circuit 2018.
(Copyright/VKWL)

Y es que “los hermanos Teixidó” fueron los primeros en hacer subir el nombre de Andorra a los podios de los circuitos mundiales, si no recuerdo mal, en el 2012.

Mientras Xavi se especializaba más en carreras “Ultra”, de resistencia, Ferran lo hacía en explosividad. Uno, bombero del grupo de rescate de montaña de Andorra. El otro, biólogo, cuidando del entorno natural como bander (agente forestal). Nadie mejor que Ferran puede explicar su historia, pero sí querría destacar algunos puntos:
Ferran Teixidó, representando a la Federació Andorrana de Muntanyisme (FAM) y, por tanto, representando un (pequeño) país, ha sido capaz de alcanzar el mismo nivel que deportistas que corren para equipos privados, en régimen de profesionalidad o semi profesionalidad.

Verlo competir en directo fue un shock, ya que en ningún otro de los top 10 del mundo ví tantas ganas ni tanta pasión. Competir contra chicos a los que dobla la edad, contra otros deportistas que, en muchos casos, sólo se dedican a entrenar o, en la peor de las condiciones a entrenar y a estudiar, mientras él tira adelante a sus hijos, un trabajo con responsabilidades y lo combina con entrenos y un régimen nutricional de hierro para intentar ser tan ligero como le sea posible, hace que, más allá de los grandes resultados deportivos, Ferran destaque por su grandeza como persona, por su espíritu de sacrificio con un objetivo: la mejora continua.

Ferran Teixidó
Ferran Teixidó deja el equipo de la FAM, aunque piensa seguir participando an algunas pruebas a título personal.
(Copyright/Diana Martin i Gamisans)

Y es este objetivo el que, después de la lesión de la pasada temporada, le hizo pensar en guardar las bambas. Ser honrado con uno mismo es básico para conseguir el equilibrio interior y que, este equilibrio, te permita hacer un paso más lejos de donde pensabas estaba tu límite. Ferran siempre ha hecho un paso más. Pero ha ido tan lejos que ya no cree poder mejorar.

Y me pregunto: ¿Qué hubiera pasado si hubiera dispuesto de las mismas horas para entrenar que los más jóvenes?. ¿Qué hubiera pasado si lo hubiera fichado un equipo privado que le hubiera permitido (o que le permita) vivir sólo dedicado al deporte?

No sé si algún día su país será consciente de lo que ha hecho este hombre con los recursos de los que disponía. Ferran Teixidó va unido a 1.000 y un adjetivos, pero si uno le encaja a la perfección es “humilde”. Y la humildad es una característica recurrente en los campeones. Espero que quién puede no se lo deje perder. Como deportista ha sido y es un crack.

¿Y como entrenador, seleccionador, técnico?. El futuro está por escribir. Lo que es seguro es que el de Ferran Teixidó estará ligado a las montañas que tanto quiere.

Hasta pronto, Ferran!

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.