Francia cuestiona el modelo de sus estaciones de esquí en los Pirineos

0
1358
Aspecto que presentava -dia 4 diciembre- el sector de Pas de la Casa. (Copyright/Grandvalira).
El Pirineo francés tiene una trentena de estaciones de esquí alpino y representa el 10% del mercado de Francia.(Copyright/Rossignol)
El Pirineo francés tiene una trentena de estaciones de esquí alpino y representa el 10% del mercado de Francia.(Copyright/Rossignol)

La Cámara  Regional de Cuentas (CRC) de los Midi-Pyrénées y Languedoc-Roussillon acaba de hacer público un interesante informe sobre la situación de les estaciones de esquí de los Pirineos franceses. El estudio  ha sido realizado sobre datos de la temporada pasada 2013-14 y radiografía muy bien los problemas que arrastran las estaciones francesas de los Pirineos, pero que son perfectamente  extrapolables  a sus homónimas  de la vertiente española. El documento, que habla de crisis latente, hace hincapié en la necesidad de mejorar su competitividad.  Los Pirineos franceses  cuentan con una treintena de estaciones de esquí alpino que representan el 10 % del mercado de esquí de Francia y el 14 % de sus camas turísticas de montaña, con más de 6 millones de noches.  Las estaciones generan  10.000 empleos, (1.400 directos y 8.600 turísticos). El ranquin de días de esquí/ vendidos lo encabeza Saint Lary-Soulan (650.000) seguido de Grand Tourmalet (594.303) y Font Romeu-Pyrénées  2000 (479.450). La modernización de sus instalaciones, la extensión de su dominio esquiable,  la inestabilidad  climática y la necesidad del equilibrio económico y financiero son algunos de los puntos en los que se profundiza.  No se cita a Andorra, que juega en otra división por la dimensión de sus dominios esquiables y otros factores que ahora no citaremos, pero en cambio sí compara la situación de Catalunya, a través de Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya  (FGC) y su división de Turismo de Montaña, destacando  que del grupo sólo La Molina no es deficitaria. Al final también es interesante leer  la respuesta  que dan algunos  ayuntamientos  y organismos a las conclusiones.  Lamentablemente  ni  Catalunya ni Aragón tienen en su poder estudios pormenorizados  y realizados por algún organismo independiente al margen de los que manejan “vestidos” por las propias empresas explotadoras.

Dimensión insuficiente
Entre las dificultades que subraya destaca  la incapacidad para financiar nuevas  instalaciones -el cierre de Puigmal lo achaca a la incapacidad de la estación  para devolver la deuda contraída  para financiar un nuevo remonte- y  la dimensión insuficiente de algunas de las estaciones  para seguir siendo viables  en un mercado maduro y  estancado. En todo caso aprovechamos la ocasión  para insistir que tanto la dirección de La Molina como de La Masella  deberían  empezaran a tomarse en serio la unión de los dos dominios bajo una sola marca (Alp 2500) y un solo forfait, aunque internamente siguieran funcionando las dos empresas. El ejemplo más claro lo tienen en Grandvalira y Vallnord  donde la unión sólo afectó a los departamentos de comercial y marketing  de cada estación. Tras sus respectivas fusiones comerciales cada nuevo dominio  creó una nueva empresa para gestionar la parte comercial, de comunicación y de ventas y así evitar susceptibilidades.

PDF  Leer  informe sobre El futuro de las estaciones de esquí de los Pirineos (en francés)    

 

 

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.