El andorrano David Fernández gana por segundo año consecutivo la Purito.

2.700 ciclistas participan en la cuarta edición en la marcha cicloturista de Andorra, que homenajea a Carlos Sastre, ganador del Tour del 2008.

0
1613
La Purito
David Fernández -izquierda- y Francesc Guerra, primero y segundo clasificado de La Purito 2018. (Copyright/OTE)

◄David Fernández tiene la anécdota de haber pertenecido “oficialmente” al primer equipo profesional de ciclismo,el Festina-Lotus’93, con sede en Andorra.

El ciclista andorrano David Fernández de 47 años se impuso por segundo año consecutivo en la prueba reina de la Purito de 145 km, 5.200 metros de desnivel positivo y seis puertos de montaña -Collada de Beixalís (1.795m), Coll d’Ordino (1.981 m), Alt de la Rabassa (2.037m), Coll de la Gallina (1.910m) Alt de la Comella (1.344m) y Cortals d’Encamp (2.087m)-. Las altas temperaturas y la calor fueron los elementos externos con los que debieron lidiar los ciclistas.

David Fernández hizo un tiempo de 5 horas y 36 minutos y rebajo el mejor registro que también estaba en su poder. Fernández rodó la última subida a los Cortals d’Encamp junto en compañía de Francesc Guerra, corredor del equipo de montain bike del equipo Buff, que al final no pudo resistir el sprint de Fernández, a falta de 100 metros de la meta situada en los Cortals d’Encamp. La victoria para el competitivo cicloturista andorrano no estuvo exenta de dificultades. Bajando el coll de la Gallina se cayó en una curva y se hizo daño en el brazo, aunque pudo continuar. En la misma línea de llegada destacó que “a lo largo de la carrera he tenido muy buenas sensaciones y he ido controlando. En los Puertos se ha ido muy rápido, pero he sabido gestionar mi esfuerzo. Muy satisfecho con la victoria.”

La Purito
La marea roja del maillot de La Purito tomó las carreteras andorranas. (Copyright/OTE)

A Francesc Guerra la segunda posición le supo a gloria ya que “es lo más duro que he hecho por el recorrido, ambiente y entorno desde que voy en bicicleta, pero lo he disfrutado como un enano. Y lo mejor de un día como hoy es que al final siempre acabas conociendo ciclistas que lo disfrutan igual o más que uno mismo con los que compartes la marcha y todas sus vicisitudes”.

Otro de los animadores de la carrera ha sido el vasco Raúl Portillo, que este año venia de ganar la Quebrantahuesos de Sabiñanigo, y que ha formado parte del grupo de cuatro corredores que han llegado juntos hasta el último puerto. Aquí, Portillo ha tenido que aflojar para no reventar: “Iban rapidísimos, demasiado para mí, es lo que hay”. Raúl Portillo se estaba preparando para el Mundial UCI de masters.

El ganador de La Purito, David Fernández, es un enamorado del ciclismo y además forma parte de una historia muy particular del ciclismo de Andorra, que aprovechamos para recordar desde Turiski. David Fernández formó parte, oficialmente, del Festina-Lotus’93, el primer equipo profesional de ciclismo creado en Andorra, allá por el año 1993. Si, con 21 años, era parte de un equipo profesional. No llegó a disputar ninguna carrera ni fue presentado con el equipo que lideraba el irlandés Sean Kelly y tenía ciclistas de la talla del holandés Jean Paul Van Popel o el francés Richard Virenque.

Nos explicamos. En aquella época la Unión Ciclista Profesional (UCI) obligaba a los equipos profesionales a tener el 40% de corredores de la nacionalidad del país donde estaba inscrita la formación. Como se hizo en la Federación de Ciclismo de Andorra había que cumplir el trámite. El Lotus-Festina’93, creado por Miguel Rodríguez, propietario de la marca de relojes Grupo Festina, -Festina, Lotus, Jaguar, Candino y Calypso- y apoyado publicitariamente por el Gobierno de Andorra, inscribió 17 ciclistas andorranos, quince de los cuales eran de “tapadera” y entre los que también estaba Marc Pantebre, durante muchos años presidente de la Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Andorra. Los únicos profesionales locales de aquella formación fueron los hermanos Emili y Xavier Pérez Font.

Carlos Sastre Angel Edo
Carlos Sastre, ciclista homenajeado, y Ángel Edo, uno de los 15 ‘marshall’ de la carrera con el maillot amarillo, comiéndose el Purito de chocolate Gran Premio La Gallina by Art i Pà. (Copyright/OTE)

Éxito controlado
La marcha cicloturista andorrana impulsada por Joaquim “Purito” Rodríguez sólo ha necesitado cuatro ediciones para convertirse en la segunda gran marcha de cicloturismo más destacada de los Pirineos, tras la multitudinaria Quebrantahuesos. 2.700 ciclistas aficionados rodaron por los puertos más famosos de Andorra con el maillot rojo de La Purito. La organización tiene claro que en el futuro va a seguir primando la calidad de la prueba por encima de la cantidad de ciclistas. No hay interés en seguir creciendo y se baraja la cantidad de 3.000 ciclistas como tope.

En este sentido el alma mater de la marcha Joaquim “Purito” Rodriguez destacó que “la cifra que tenemos ahora ya es importante. Superar los 3.000 no sé si vale la pena. Hasta ahora lo hemos hecho bien y hemos sido capaces de dar soporte y servicio a todos los participantes. Los inputs de los ciclistas son buenos”.

La Purito Joaquim Rodriguez
Purito Rodríguez y José Antonio Hermida, dos ciclistas que se hacen querer por los aficionados. (Copyright/OTE)

Otra de las novedades de este año ha sido ver la práctica totalidad de los participantes con el maillot rojo oficial de La Purito. Este año no era obligatorio -lo será en la próxima edición- pero si se recomendaba su utilización por temas de seguridad. Buena parte del pelotón cicloturista ha hecho caso a la recomendación y las carreteras andorranas se han teñido de rojo. Purito Rodríguez estaba muy satisfecho con la respuesta de la gente. “Es mucho más seguro para todos nosotros llevarlo.”

El ciclista homenajeado Carlos Sastre, ganador del Tour 2008, disfruto de la Purito, aunque como no venía rodado hizo la prueba de 80 km (3.500D+) y reconoció que “Andorra es un país al que todo el mundo que le guste la bicicleta vuelve antes o después. Espero regresar en mejor forma física, ya que cuando vienes aquí sin muchos kilómetros se hace duro. Los puertos de montaña son exigentes”.
La atleta de carreras de montaña Nuria Picas hizo igual que Carlos Sastre. Picas, que está utilizando el ciclismo para recuperar una vieja lesión de tobillo reconoció que le gustaría volver para hacer la distancia reina.

En la jornada previa se disputó en Encamp, la segunda edición de La Purito Kids, para niños y niñas de entre 5 a 14 años, y organizada para fomentar la afición entre los más pequeños. La diversas competiciones se disputaron en un circuito cerrado al tráfico que tenía como epicentro del Prat Gran d’Encamp y participaron 170 jóvenes ciclistas.

Noticias relacionadas:

Núria Picas debuta en la Purito Andorra de cicloturismo

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.