Buff pierde a su fundador, Joan Rojas, e inventor del tubular sin costuras

En igualada, sede central de la compañía, ha fallecido victima de un cáncer de pulmón a la edad de 72 años.

0
455
Buff
La marca Buff fue creada el año 1992 y se vende en más de sesenta países.(Copyright/Turiski)

◄ Joan Rojas, creador y máximo accionista de Buff hacia años que no dirigía la empresa.

Joan Rojas Mas (1946-2018), quien fuera empresario textil y fundador de la multinacional catalana Buff, ha fallecido en Igualada a los 72 años, víctima de un cáncer de pulmón, contra el que luchaba desde hacía varios meses. Rojas fue el exponente del self-made man que supo desarrollar un emporio a partir de una idea sencilla. La necesidad de reinventar el negocio textil de su familia, en Igualada, fue determinante. La idea le sobrevino el invierno de 1991 conduciendo una motocicleta, vehículo del que era un apasionado.

Cuando su negocio de tubulares Buff comenzó a despuntar, a finales de los años noventa, siempre recordaba que “cuando iba en moto para protegerme del frio y del viento utilizaba en el cuello una braga militar de lana. Era una prenda tosca, fea y encima picaba”. Joan Rojas al igual que su mujer Elisabet Vives, con quien tuvo 7 hijos, en su juventud fueron unos grandes aficionados al trial. La pasión por las dos ruedas siempre estuvo presente en su vida e incluso participó en una ocasión como aficionado en el Dakar.

Buff
Joan Rojas era un apasionado de las motos. (Copyright/Buff)
Rojas sabía lo que quería fabricar, pero aún habría de pasar casi un año para sacar al mercado su primera braga tubular. Aprovechando la infraestructura de la pequeña fábrica textil familiar, -creada en 1927- especializada en puños y cuellos de ropa deportiva, que estaba en horas bajas, inició las pruebas para fabricar un tubular de microfibra y sin costuras. La primera y modesta colección salió al mercado el año 1992. El nombre de Buff, que casi se ha convertido en la marca genérica, también fue idea suya. El propio Rojas en una entrevista publicada en la Revista d’Igualada -numero 22 de abril 2006- recordaba cómo se le había ocurrido el nombre. “Busqué un nombre atractivo y se me ocurrió Buff. Nació de una mezcla entre bufanda y borrasca… Primero lo escribí con dos u y una f y luego al revés, que es tal como ha quedado”.

Su marketing inicial fue el boca a boca y regalar tubulares a los incrédulos que ponían en duda su utilidad. El éxito del producto no fue inmediato, pero la constancia de Rojas y la versatilidad del producto -bufanda, gorro, diadema, muñequera, pasamontañas- acabaron por imponerse en un mercado donde durante muchos años Buff no tuvo competencia. En 1996 inició su modesta expansión internacional vendiendo en Francia, Suiza y Alemania. El año 2000, ocho años después de su salida al mercado la empresa facturó 6 millones de euros. El 2005 alcanzó los 12 millones y en el último ejercicio fiscal, cerrado el pasado 30 de abril, ha facturado un total de 32 millones de euros. La compañía opera en más de sesenta países, con más de 20.000 puntos de venta multimarca, y tiene tres filiales internacionales abiertas en Estados Unidos (2004), Alemania (2008) y Canadá (2017).

Buff
La primera colección de tubulares de Buff salió al mercado el año 1992. (Copyright/Turiski)
Joan Rojas, que quiso mantener la familia fuera de la dirección, empezó a ceder protagonismo empresarial a partir el 2002 cuando fichó al actual el director general, David Camps, hombre que ha liderado su expansión internacional de los últimos años. Paulatinamente se fue apartando de las decisiones ejecutivas, pero continuaba siendo el máximo accionista.
En la actualidad Buff se ha convertido en una compañía de productos para el outdoor con un amplio y completísimo catálogo de referencias. No hay deslocalización, prácticamente todo se confecciona en la fábrica ubicada en el polígono industrial de Les Comes, Igualada, menos un producto que se hace en Taiwán. La sede central, ampliada en 2017, ocupa de 12.500 m2 de superficie y aglutina en dos naves el propio centro de producción y las oficinas y el departamento de investigación y desarrollo (I+D). En la sede trabajan alrededor de 150 trabajadores.

El negocio en España de Buff sólo representa el 10% de su facturación, lo que le permitió capear sin sobresaltos y creciendo lo peores años de la crisis. El fallecimiento de Joan Rojas no afectará al día a día de Buff, ya que hacía años que estaba apartado de la dirección de la empresa.

Noticias relacionadas:

Núria Picas reaparece y domina la media maratón de la Buff Epic Trail

No hay comentarios

Dejar respuesta