Antonio de la Rosa regresa a la Lapland Extreme Challange con la lección aprendida

En la edición del año pasado el aventurero extremo abandono la competición de resistencia finlandesa por la congelación del dedo pulgar derecho y los dos meñiques.

0
662
Antonio de la Rosa Lapland Extreme
Antonio de la Rosa mostrando una zona de vivac utilizada en la edición 2017 para pernoctar. (Copyright/Meridiano Raid )

◄ Antonio de la Rosa, en la edición de la  2017, se retiró cuando llevaba recorridos 366 km de los 900 de que consta la prueba con principio y final en la población de Rovanieni.

El deportista extremo Antonio de la Rosa vuelve a ponerse a prueba y regresa a Rovanieni (Finlandia) para participar en la sexta edición de la Lapland Extreme Challange. La aventura, que tiene más de reto de superación que de competición deportiva, comienza el 17 de febrero con tres atletas en liza. Además, de Antonio de la Rosa participan el checo Petr Klos, que tampoco concluyó el año pasado, y el alemán Joachim Rintsch.

Las bajas temperaturas, que pueden llegar a alcanzar en ocasiones hasta los -30 ºC, el hielo, la nieve y las escasas horas de luz, son una constante en la Lapland Extreme Challenge. En su recorrido circular con inicio y final en Rovanieni, capital de Laponia, no hay señales, ni puestos de control, los participantes sólo están obligados a pasar por los 42 puntos obligatorios marcados por la organización. El aventurero arrastra un trineo sobre el que transporta aproximadamente 60 kilos de peso y comida sólo para 23 días. Antonio de la Rosa confía, si no surge ningún imprevisto, en acortar en siete días el tiempo empleado en completar Lapland Extreme Challange.

Cada participante marca su propia ruta con la única ayuda de su orientación y un GPS, evitando entrar en las zonas de paso prohibidas por los organizadores. Lo normal es hacer la competición en esquís de fondo, pero también puede realizarse fat bike o en cualquier otra disciplina. La mayoría de las noches descansará al raso, pero esta permitido pernoctar en alojamientos o comer en restaurantes que encuentren en su trayecto.
Desde el comienzo del desafío, en 2013, sólo dos personas, Marketá Marvanová y Adam Záviska, consiguieron el año pasado concluir el recorrido antes de que finalizara el plazo marcado.La pareja checa completó los aproximadamente 900 km en 27 días y 13 horas.

Antonio de la Rosa Lapland Extreme
La pareja checa formada por Marketá Marvanová y Adam Záviska consiguió acabar la edición de 2017.

En la edición del año pasado Antonio de la Rosa se vio obligado a abandonar el desafío, tras 11 días de expedición y 366 kilómetros de recorrido de los 900km de los que consta la prueba. De la Rosa sufrió congelaciones en tres de los dedos de sus pies de las que se recuperó a su regreso a España.
De la experiencia negativa de la edición pasada Antonio de la Rosa ha sacado conclusiones positivas. “Este año me encuentro con mucha energía positiva y perfecto de estado físico para enfrentarme de nuevo a la Lapland Extreme Challenge. La nieve caída en los últimos meses en la Sierra de Madrid me ha permitido entrenarme a conciencia y el abandono al que me vi obligado el año pasado para mí es un reto en esta edición. Soy responsable de los fallos que cometí, he aprendido y espero tenerlos en cuenta.”

Sus retos
Antonio de la Rosa ha sido protagonista de diversos y variados retos deportivos. En 2014, se convirtió en el ganador de la Rames Guyane, prueba francesa de cruce del Océano Atlántico a remo y en solitario. Ese mismo año, cubrió con esquís de fondo los 1.700 km del recorrido de la prueba Iditarod en Alaska. En 2015, unió en paddle-surf por el río Tajo-Madrid con Lisboa; y en 2016, recorrió parte de la costa de Groenlandia con esta misma disciplina deportiva. El pasado año participó en la competición Lapland Extreme Challenge en febrero y en verano completó con éxito la “Vuelta a la península ibérica en paddle-surf”.

Para esta aventura De la Rosa ha llegado a acuerdos comerciales para utilizar un equipamiento de primer nivel. Afrontará las frías noches de Laponia bajo un saco de dormir Sea to Summit y sus esquís de back country para las largas jornadas en la nieve son el modelo Off Trace de la firma Hagan. Buena parte de su alimentación es comida liofilizada de la firma Trek’n Eat y su ropa técnica es de la marca Trangoworld. Completa su equipo de McGiver las herramientas de supervivencia y los utensilios de uso diario Leatherman. El año pasado su jornada más larga con esquís fue recorrer 50 km en 13 horas.

Segundo día,tan solo 35 kilómetros en casi 12 horas,media ridícula pero las últimas nevadas me han obligado a abrir huella todo el día,estoy fundido,en este terreno los 60 kg de trineo si se notas, ufff.Motivación intacta, !!!Vamossss!¡!

Publicado por Antonio de la Rosa en Domingo, 18 de febrero de 2018

Noticias relacionadas:

Antonio de la Rosa da la vuelta a la península ibérica en paddle-surf

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.