Antonio de la Rosa da la vuelta a la península ibérica en paddle-surf

El aventurero salió de Hondarribia, Guipúzcoa, y finalizó su travesía náutica en Portbou, Girona, tras recorrer más de 3.500 kilómetros en 141 días, 22 de los cuales los pasó en tierra por culpa de las malas condiciones meteorológicas.

0
1838
Antonio de La Rosa
Antonio de La Rosa haciéndose un selfie en el transcurso de su travesia náutica a bordo de su paddle-surf hinchable.

◄ Antonio de la Rosa se ha enfrentado a jornadas de 7 a 8 horas diarias sobre la tabla de paddle-surf y a medias de más de 22 millas náuticas (40 km).

Antonio de la Rosa ha finalizado con éxito el reto de dar la vuelta al litoral de la península ibérica en paddle-surf. De la Rosa se ha convertido en el primer deportista en  realizar la proeza, tras 141 días de los que 119 días fueron navegando sobre su tabla. El aventurero se vio obligado a pasar 22 días en tierra a causa de las malas condiciones meteorológicas.  La aventura náutica se inició el pasado 7 de junio en Hondarribia (Guipúzcoa) y finalizó en el 26 de octubre en Portbou (Girona). Antonio de la Rosa ha navegado con su tabla más de 3.500 kilómetros de costas durante casi cuatro meses.

Durante la travesía el vallisoletano se ha enfrentado a jornadas de 7 a 8 horas diarias sobre la tabla de paddle-surf y a medias de navegación de 22 millas náuticas (40 km), que en  alguna ocasión llegaron hasta la 35Nm (64 km).  Sus días se dividían en dos fases;  una primera de navegación y otra segunda después de comer y descansar, que en los últimos días se vio reducida por la disminución de horas de sol.

La aventura en solitario de Antonio de la Rosa ha durado casi cuatro meses para dar la vuelta a la península ibérica.(Copyright/Toni Rodriguez)

A modo de resumen Antonio de la Rosa, embajador de las marcas Leatherman y Sea to Summit,  ha destacado que  “el que mandaba era el tiempo. Al principio me caía constantemente, pero al final ya no me tiraba ningún viento. El problema eran los vientos frontales; en cambio cuando iban en tu misma dirección, mi cuerpo actuaba como una vela y me ayuda a avanzar veloz. Con los vientos laterales, me podía permitir remar de lado, aunque progresaba más lento”.

Sobre su aventura náutica ha reconocido que “ha sido un reto increíble, y me he sentido acompañado en todo momento”.  A lo largo de su travesía en solitario muchos aficionados al paddle-surf lo han arropado desde el mar. Su presencia en algunos tramos ha hecho más llevadero su cansancio físico que ha ido creciendo a lo largo de los kilómetros.

«Durante la aventura en paddle-surf, Antonio de la Rosa ha navegado 119 días y ha debido quedarse en puerto 22 días a causa de las malas condiciones meteorológicas»

La navegación de Antonio de la Rosa al litoral la península ibérica sobre su paddle-surf hinchable de la marca SPS ha tenido momentos delicados, arriesgados y desagradables.  El complicado paso por Estaca de Bares, el vértice más al Norte de Galicia; los acantilados de San Andrés de Teixido, casi 30 kilómetros en los que no había ningún entrante de tierra para parar; el robo de dos de sus tablas en Oporto; la confiscación de otra de ellas por la policía marítima portuguesa que más tarde pudo recuperar; su difícil paso por el siempre complicado estrecho de Gibraltar o por el concurrido Puerto de Algeciras. En este sentido ha remarcado que “los puertos daban respeto. Ahí toda precaución es poca. Yo y mi tabla éramos insignificantes ante la magnitud de los barcos que entran y salen constantemente. Te pones delante de ellos atento para comprobar su dirección, para tu dirigirte a la contraria. Y a cruzar dedos esperando que te hayan visto”.

Antonio de La Rosa
Antonio de la Rosa ha navegado de 7 a 8 horas diarias sobre su tabla de paddle-surf. (Copyright/Toni Rodriguez)

Como Antonio de la Rosa no sabe parar quieto, tras tocar tierra en la playa de Portbou ya ha anunciado que su próximo objetivo es viajar este invierno  a Rovanieni (Finlandia) para disputar por segunda vez consecutiva la Lapland Extreme Challenge con esquís de fondo y arrastrando un trineo con su “casa a cuestas”. El año pasado el aventurero abandono la sumarísima competición de resistencia finlandesa por la congelación del  dedo pulgar derecho y los dos meñiques,  cuando llevada  recorridos 366 km de los 900 de que consta el recorrido de esta prueba con principio y final en la población de Rovanieni.

Noticias relacionadas:
Gisela Pulido completa con éxito el Desafio Movistar Islas Canarias

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.