Las autoridades chinas dan por muertos a Tenjin Sherpa y Gina Marie Rzucidlo en el Shishapangma

0
Tenjen «Lama» Sherpa y Gina Marie Rzucidlo
Tenjen «Lama» Sherpa en la cima del Dhaulagiri y Gina Marie Rzucidlo en la del Cho Oyu. (Copyright/ Team)

Los dos montañeros desaparecieron el sábado -7 de octubre- tras ser arrastrados por la segunda avalancha que se produjo en el Shisha Pangma. En la primera fallecieron Anna Gutu y Mingmar Sherpa.

Tenjin «Lama» Sherpa y Gina Marie Rzucidlo fueron dados por muertos en el Shishapangma, 8.027m, por las autoridades chinas, después de suspenderse definitivamente la operación de rescate. Los dos montañeros desaparecieron el sábado -7 de octubre- tras ser arrastrados por la segunda avalancha que se produjo en la zona alta de la montaña, entre los 7.600 metros y 8.000 metros. En la primera avalancha murieron la norteamericana Anna Gutu y Mingmar Sherpa y hubo varios heridos.

Gina Marie Rzucidlo y Anna Gutu pugnaban por hacer historia y convertirse en la primera mujer estadounidenses en alcanzar los 14 ochomiles

En ese momento 52 montañeros y sus guías estaban subiendo a la cumbre. Gina Marie Rzucidlo “cegada” por el objetivo de convertirse en la primera mujer norteamericana a coronar los 14 ochomiles continuó el ascenso junto a su guía Tenjin «Lama» Sherpa, que el pasado julio se convirtió en el alpinista más rápido en subir a los 14 ochomiles -92 días (tres meses y un día)- junto a la noruega Kristin Harila.

Tanto Gina Marie Rzucidlo como Anna Gutu, ambas sin bagaje alpinístico destacable, ascendían al Shishapangma, con la intención de cerrar el círculo de los 14 ochomiles y convertirse en la primera mujer estadounidense en lograrlo. Entre los alpinistas que presenciaron la tragedia del Shishapangma estaba la montañera kosovar Uta Ibrahimi, que unos días después escribió una interesante reflexión de como sucedieron los hechos. Por su interés reproducimos el escrito de Uta Ibrahimi.  

Uta Ibrahimi vivió en primera persona las avalanchas del Shishapangma

Mis queridos amigos, no estoy bien, pero estoy viva y esto es lo importante. Soñé durante tanto tiempo con esta montaña, pero durante tantos años estuvo cerrada.  El Shishapangma es conocido por sus peligrosas avalanchas.

Llegué al campo base el 29 de setiembre ya aclimatada. Con cuatro miembros de SST -agencia nepalí Seven Summit Treks- que fue el primer equipo en llegar. Tuvimos que construir todo desde cero. Pasamos todos los días trabajando, y luego subiendo hasta 6.400m para mantener las condiciones físicas. Durante este tiempo, llegaron  otros tres equipos más,  y comenzó a respirarse una gran competencia, entre estadounidenses, japoneses y quién sabe quién más.
El Shishapangma fue la última montaña para muchos escaladores.

En los últimos años, he estado escuchando a personas decir que por la forma en que se está escalando en el Himalaya ocurrirá una gran tragedia y tal vez a partir de ese momento la gente comenzará a reflexionar. Eso es lo que sucedió en Shisha Pangma, y aún no puedo creer ni asimilar lo que realmente pasó.

Mi intento final a la cumbre comenzó a las 4 de la mañana desde el Campo 2. Estaba justo detrás de los tres equipos más grandes. Iba lenta. Comencé a usar oxígeno desde 7.200 metros a un flujo bajo. La mayoría de los otros equipos iniciaron su intento final desde el Campo Base y comenzaron a usar oxígeno desde los 6.000 metros, casi desde el Campo Base. Llegué a los 7.600 metros, cerca de la zona de avalanchas y vi la primera avalancha.

Me aterrorizó entender que la avalancha se llevó a tres personas, incluyendo a Ana y Mingna, que murieron. Estaba tan conmocionada, que me detuve durante una hora tratando de entender qué debía hacer… por supuesto, no quería seguir ascendiendo.

Por dos razones: era muy inseguro y por el respeto de los escaladores que murieron.
Mi sherpa se incorporó al rescate (1) y yo empecé a regresar por mi misma.
Vi al otro equipo de mi querido amigo Lama guiando a Gina, que seguían rumbo a la cumbre. Después de un tiempo, vi la otra avalancha. Era enorme, vino de la cumbre y acabó con Lama y Gina.

Mi corazón está roto. No puedo creer que en solo tres horas perdimos a cuatro personas, y yo estaba tan cerca de esto. No puedo creer que perdimos a mi amigo Lama, el sherpa más fuerte. Estoy aterrorizada.
Qué inconscientes pueden ser las personas con una montaña tan imponente. ¿Y por qué?

(1) En el rescate resulto herido Mingma G, director de la agencia Imagine Nepal, que montó la cordada de cinco sherpas que subieron al  campo 3  para ayudar a descender a los heridos de la primera avalancha del del Shishapangma. Mingma G sufrió una caída de más de 100 metros.

Artículos relacionados:

Nuevo récord mundial: Kristin Harila y Tenjin Sherpa ascienden a los 14 ochomiles en 92 días