El tren de Panticosa, el Sarrio, es ideal para conocer el valle de la Ripera

0
Tren de Panticosa Tren El Sarrio
El tren de Panticosa o el Tren de El Sarrio, rebeco en aragonés, nos acerca al desconoicido Valle de la Ripera. (Copyright/TAMS)

El tren de Panticosa o el tren el Sarrio es la mejor opción para conocer el espectacular y bastante desconocido valle de la Ripera, prohibido al coche y al 4X4.

El tren de Panticosa, también conocido como el tren del Sarrio, permite conocer el espectacular Valle de la Ripera, a 1.540 metros de altura, sin esfuerzo y tras un trayecto de 50 minutos. El final del ameno viaje, que comienza desde el centro de Panticosa, es puro paisaje de alta montaña en estado puro. Una delicia visual a la que sólo se puede acceder con el tren del Sarrio o caminando desde Panticosa. El acceso por la pista forestal está cerrado al tráfico rodado y sólo permitido a los ganaderos de la zona. El valle de la Ripera, que conecta con el vecino valle de Bujaruelo, es un valle glaciar, con prados y grandes montañas rocosas presidido por el pico Tendeñera de 2.845 metros.

Tren de Panticosa Tren El Sarrio
El Valle de la Ripera es un antiguo circo glaciar, con prados, montañas rocosas  presidido por el pico Tendeñera de 2.845 metros. (Copyright/Turiski)

La excursión no está masificada, es accesible y apta para todos los públicos, incluso a perros, que, eso sí, debemos, llevar atados. Por cierto, sarrio es rebeco en aragonés, también llamado isard en catalán y francés. Este bóvido (Rupicapra rupicapra) es un tipo de cabra salvaje que habita en el Pirineo.  Durante nuestra excursión no llegamos a ver ninguno, pero si varias nutrias (Lutra lutra) que es el mejor indicativo de que nos hallamos en una zona sin contaminación y con un buen cauce fluvial.

El valle de la Ripera es de origen glaciar, con prados y grandes montañas rocosas presidido por el pico Tendeñera de 2.845 metros.

Si pasamos unos días de vacaciones en el pueblo de Panticosa o en el Balneario de Panticosa es un paseo casi imprescindible de hacer, aunque suene a tópico. Es una experiencia fantástica y que da mucho juego tanto a niños, adultos o personas de edad. A la llegada del tren hay unas zonas de picnic rústicas para poder sentarse y las indicaciones para realizar alguna de las seis excursiones que nos proponen, todas con sendas muy bien indicadas. No obstante, recuerda que en esta zona no hay servicio de restauración y por tanto si vas a pasar el día llevate la comida o la bebida, aunque agua natural no te faltará.  

Valle de la Ripera
Desde el centro del Valle de la Ripera se pueden realizar diversas excursiones de gran belleza paisajística. (Copyright/Turiski)

Si sólo deseamos admirar el valle de la Ripera y su entorno podemos subir en cualquier horario, pero si vamos a pasar el día os recomiendo tomar el tren de Panticosa o el tren del Sarrio de primera hora -consultar horarios- y aprovechar para disfrutar de una zona de alta montaña que en verano y con buen tiempo es un regalo de la naturaleza. Lo mejor en estos casos es reservar con algo de antelación para no llevarnos un chasco si nos presentamos directamente en ventanilla.  

Una vez en el Valle de la Ripera tenemos diversos senderos señalizados para conocer algunos de los rincones con más encanto de esta zona de alta montaña   

Una vez llegados a destino, aunque el trayecto se nos hará corto, con amenas explicaciones, a pesar de durar 50 minutos, debemos tener claro nuestra ruta o pequeña caminata en función nuestra forma física y del tiempo del que dispongamos. El trayecto más corto es el de la ruta a la cascada del salto de Tendenera. 1,5 km de subida por pista, con 110 metros de desnivel y unos 35 minutos caminando a paso normal. Podremos sacar la fotografía típica de una cascada cola de caballo en un pareje muy bonito. Pero debo deciros que esto es sólo el aperitivo. Si de verdad queremos imbuirnos del encanto mágico del valle de la Ripera hay que subir a uno de los dos ibones o lagos de origen glaciar que hay a tiro: Ibon de Sabocos o el Ibón Catieras.    

cascada de Tendenera
Si queremos ver la cascada del salto de la Tendenera debemos caminar de 35 a 40 minutos desde la zona donde nos dejó el Tren de Panticosa. (Copyright/Turiski)

Aficionados a la montaña o senderistas suelen coger sólo el billete de ida -13 euros (adultos) y 9 euros (niños de 3 a 12 años) – y tras disfrutar de la zona regresan caminando a Panticosa. La vuelta a casa desde el Valle de la Ripera son 6 kilómetros -390 metros de desnivel- y alrededor de dos horas si bajamos tranquilos y haciendo algunas paradas fotográficas. Para este verano 2022 las tarifas ida y vuelta son las siguientes: 19 euros adultos y 15 euros, niños de 3 a 12 años.  

Temporada 2022

Tren Panticosa  

Los seis senderos señalizados que salen del Valle de la Ripera

1. RUTA A PANTICOSA  (de vuelta)
Duración: 1 h. y 50 minutos (ida)
Distancia: 6 km. (ida)
Desnivel (bajada): 370 m.
Dificultad: fácil. Sendero familiar
Ruta señalizada

El camino de regreso a Panticosa comienza desde la misma parada del tren del Sarrio. El itinerario esta bien indicado. El sendero discurre al principio junto al río La Ripera para adentrarse poco después en un bosque mixto autóctono. Posteriormente el paisaje se abre pudiendo disfrutar de excelentes vistas. Pasamos por una fuente natural y poco después junto a un refugio donde podemos hacer una parada si deseamos darnos un respiro. Allí mismo hay una antigua caseta tradicional de pastores. Ya hemos recorrido más de la mitad del sendero que se dirige de nuevo hasta el río. Justo debajo del puente que lo cruza hay una poza donde podemos darnos un refrescante baño en los días de calor. Finalmente, el camino llega a a los pies del telecabina de Panticosa.

2. RUTA A LA CASCADA DE TENDENERA
Duración: 40 minutos (ida)
Distancia: 1,8 km. (ida)
Desnivel (subida): 110 m.
Dificultad: fácil. Sendero familiar
Ruta señalizada

Es la excursión más asequible del Valle de la Ripera. En media hora llegamos hasta la Cascada del Salto de Tendenera cuyo caudal depende de la nieve y lluvia caída durante el invierno. El recorrido es agradable y discurre por una pista fácil de caminar y con poco desnivel de subida. Nos haremos una idea general del valle caminando hacia las montañas rocosas del Rincón del Verde. Durante el camino se pasa por un refugio de pastores que se utiliza durante los meses de verano. Por tanto, es fácil ver rebaños de vacas, caballos y ovejas de razas autóctonas de los Pirineos. La excursión familiar y más corta de las seis que nos proponen.

3. RUTA AL RINCÓN DEL VERDE
Mirador Rincón Verde : 1 h /2,8 km / 200 m desn.
Refugio del Verde: 1 h y 25 min /3,8 km /380 m desn.
Mirador Ibón de Sabocos: 2 h 20 min/6 km/570 m des
Dificultad: Fácil y media montaña
Ruta señalizada

La ruta se adentra por paisajes de alta montaña. Hay que coger el camino señalizado y llegar primero hasta la Cascada de Tendenera. La pista continua para adentrarse poco después en el corazón del Rincón del Verde de una gran belleza. Son 2,8 km y poco más de una hora caminando tranquilos desde donde nos dejó el Tren de Panticosa para situarnos  en el Mirador del Rincón del Verde desde disfrutamos de una buenas vistas de la zona. Si deseamos continuar, ya dependerá del tiempo que dispongamos y de la forma física del grupo, podemos continuar hasta el refugio del Rinco Verde. Hay que sumar 1 kilómetro más y alrededor de 30 minutos de ascenso. Desde esta cabaña podemos continuar el sendero y llegar a un collado con vistas a todo el valle de Tena. Y un poco más adelante llegaremos al Mirador del Ibón de Sabocos pudiendo contemplar desde lo alto este pequeño lago de origen glaciar.

4. RUTA A LA CABAÑA DE TENDENERA
Duración: 1 h. y 45 minutos (ida)
Distancia: 4,3 km. (ida)
Desnivel (subida): 450 m.
Dificultad: media
Ruta señalizada

La excursión a la Cabaña de Tendenera es un recorrido con encanto. El sendero comienza  en la parada de llegada del tren en el valle de La Ripera. Basta con tomar el camino hacia la Cascada de Tendenera. Tras pasar la cascada y siguiendo el sendero hacia el Rincón del Verde, tomamos el desvío señalizado a mano izquierda en dirección a la Cabaña de Tendenera. Durante la subida, las vistas del Valle de la Ripera y del Rincón del Verde son impresionantes. En días muy despejados podemos llegar a ver el pico Midi d´Ossau, situado en Francia. Tras pasar por unas pozas llegamos a la Cabaña de Tendenera situada en un entorno de montaña totalmente virgen.

5. RUTA AL DEDO DE YENEFRITO
Duración: 1 h. y 15 minutos (ida)
Distancia: 2,3 km. (ida)
Desnivel (subida): 285 m.
Dificultad: fácil. Sendero familiar
Ruta señalizada

El Dedo de Yenefrito es una de las formaciones más esingulares del Valle de Tena y con leyenda propia . Se trata de una roca con forma de dedo situada en el valle de Yenefrito al que se accede fácilmente desde la parada del tren en La Ripera. Tras coger el camino desde el cruce señalizado, y a través de una subida muy cómoda que discurre junto al barranco, llegamos hasta este lugar que es precioso mirador. Desde aquí podrás ver el pueblo de Panticosa, la Sierra de la Partacua y el fantástico entorno que rodea a esta roca llena de magia. Continuando el camino hacia arriba, podrás llegar al Ibón de Catieras.

6. RUTA AL IBÓN DE CATIERAS
Duración: 2 h. y 40 minutos (ida)
Distancia: 5,2 km.(ida)
Desnivel (subida): 725 m.
Dificultad: media-alta. Sendero de media montaña
Ruta señalizada

El Ibón de Catieras es posiblemente uno de los lagos de montaña mejor conservados de los Pirineos. Para llegar a él desde la parada del tren en La Ripera, debemos seguir las señales para llegar al valle de Yenefrito. Tras pasar junto al Dedo de Yenefrito, poco después se pasa junto a la cabaña. El camino continua hasta una bifurcación en la que tomaremos el camino a la izquierda para cruzar el río. Después de atravesar el río, se encara una fuerte subida por un tramo sin senda. Poco después recuperamos el sendero para continuar y  llegar a este ibón tan especial.

Tren Alta Montaña El Sarrio

Información y reservas 644 005 130 (8.00h a 20.00h) y la web

Artículos relacionados:

Las rutas a los ibones de Asnos, Catieras y Sabocos desde Panticosa

Las rutas de los ibones o lagos de montaña del Balneario de Panticosa