Genís Zapater protagoniza «Chaining Dream Peaks» grabada en los Alpes

El documental presenta la ascensión en seis días a cuatro montañas alpinas emblemáticas: Mont Blanc, Gran Paradiso, Cervino o Matterhorn y Monte Rosa. En total: 161,8 km y 24.830 metros de desnivel acumulado.

0
1246
Genís Zapater Chaining Dream Peaks
Genís Zapater descendiendo de la cima del Cervino o Matterhorn . (Copyright/Team Zapater)

◄ El documental «Chaining Dream Peaks» se recrea en los seis trepidantes días de Genís Zapater para ascender al Mont Blanc, Gran Paradiso, Cervino o Matterhorn y Monte Rosa.

El pluriatleta Genis Zapater (Matadepera, 1991) protagoniza el documental «Chaining Dream Peaks» grabado el pasado setiembre en los Alpes. Durante una semana el alpinista catalán encadenó las cuatro cimas alpinas más emblemáticas de los Alpes: Mont Blanc, Gran Paradiso, Cervino o Matterhorn y Monte Rosa. Y lo hizo de una manera sostenible ya que las aproximaciones fueron en bicicleta.

La aventura fue grabada en su totalidad por el pequeño equipo que acompañó a Genís Zapater en su aventura iniciática para la “gran pantalla”. Eran Pau Betriu, operador de cámara y del drone, Adrià Martínez cámara principal, guionista y responsable de la productora Ligen y Àlex Revés encargado de la producción y direcror de la agencia de marketing Envol.

El martes 18 de diciembre -18.30 h- se estrena en primicia el documental en la Antiga Fàbrica Damm de Barcelona. La entrada es gratuita, hasta completar aforo, pero hay que inscribirse en la siguiente web.  

Genís Zapater Chaining Dream Peaks
Los cuatro protagonistas de Chaining Dream Peaks tras la presentación realizada en la Àntiga Fabrica Damm de Barcelona; Adrià Martínez, Genís Zapater, Àlex Revés y Pau Betriu. -izquierda a derecha-. (Copyright/Turiski)

No busquéis el film en You Tube. Sólo encontrareis un pequeño trailer. Tampoco se subirá tras el estreno. Genís quiere “degustar” su aventura con el público y «Chaining Dream Peaks» se proyectará a lo largo del 2019 en otros escenarios y con la presencia del protagonista.  

Genís Zapater
Selfie de Genís Zapater. (Copyright/Team)

El documental “Chaining Dream Peaks” de 36 minutos concentra una experiencia 100% outdoor. El reto deportivo entrelaza el trail running, el alpinismo, el excursionismo, la bicicleta de montaña, el trabajo en equipo y la conexión con la naturaleza. El espectacular paisaje y la exigencia física y técnica del desafío son los ingredientes que lo convierten en la gran experiencia soñada por cualquier alpinista enamorado de los Alpes. El hecho de realizar los cuatro ascensos en una semana es el diferencial de la gesta deportiva.

Tras una década en la competición de élite del esquí de montaña, con el equipo Fedme, Genís Zapater ha decidido dar un giro a su actividad competitiva. No va abandonarla, pero quiere tiempo para iniciar otros proyectos de vida. «Chaining Dream Peaks» es su carta de presentación. Antes del estreno del documental Turiski dialogó con Genís Zapater.

¿Que supuso para ti culminar este sueño alpino? 

«Chaining Dream Peaks» fue como un punto y aparte en mi trayectoria deportiva como atleta de alto nivel en los deportes de montaña. No significa que deje de ser atleta, de hecho, los alpinistas también son atletas, pero aparte de ser un deportista profesional de competición de montaña también voy a intentar ser un buen alpinista.

El proyecto también ha servido para darnos cuenta de que podemos producir un producto videográfico con características parecidas a los que realizan los grandes atletas o las marcas como Red Bull, Black Diamomnd o The North Face.

Genís Zapater Chaining Dream Peaks
Genís Zapater tuvo la ayuda inestimable de tres amigos que se alternaron en las ascensiones. (Copyright/Team Zapater)

¿Y a nivel personal?

Personalmente ha sido una experiencia bestial. Encadenar Mont Blanc de 4,810m, Gran Paradiso de 4.061m, Cervino de 4.438m y Monte Rosa 4.637m no es fácil, pero tampoco se trata de unas montañas imposibles o inaccesibles. Y posiblemente, lo que ha hecho del «Chainning Dream Peaks» una experiencia única ha sido el equipo que hemos formado con Pau, Adri y Alex. El mero hecho de documentar el proyecto, de grabar… Y después la velocidad con  que hicimos las montañas. Hablamos de que escalamos en seis días cuatro de las montañas más altas de Europa.

¿Qué has aprendido para nuevos desafíos?

Este proyecto me ha enseñado no sólo a ser mejor alpinista y atleta sino también a grabar en la alta montaña y hacer fotografías que es una cosa que me apasiona. Puede sonar extraño, pero ha sido como una escuela acelerada. Organizar y crear la logística para completar sin sobresaltos este proyecto, desde vivir en una furgoneta hasta la intendencia. Seleccionar correctamente la comida, hacer correctamente la mochila y elegir lo fundamental etc…

¿Algún otro reto a la vista?

Ahora viene la temporada de invierno. El esquí de montaña es uno de mis deportes favoritos. He estado más de ocho temporadas en el equipo estatal compitiendo por todo el mundo y viviendo para skimo y nada más. Quiero seguir compitiendo, aunque no al mismo nivel.  Todas las horas que ponía antes en entrenar y hacer pieles, ahora las dedicaré más al alpinismo y a escalar. Me apetece mucho viajar buscando cascadas de hielo, caras nortes, otros lugares y ampliar horizontes. Las redes sociales son un instrumento perfecto para poder conocer gente y sitios nuevos. 

Genís Zapater Chaining Dream Peaks
Genís Zapater encadenó seis frenéticos días para ascender a cuatro de las cimas más representativas de los Alpes.
(Copyright/Team Zapater)

Cronología de los 4 ascensos de «Chaining Dream Peaks»

Primera etapa Mont Blanc
Aproximación BTT
Tiempo: 1 hora 50 minutos
Desnivel acumulado: 950 metros
Distancia: 23km

Ascensión Mont Blanc
Tiempo: 17 horas
Desnivel acumulado:6.750 metros acumulados
Distancia: 41km.
La dureza de la primera etapa y el retraso que provocó la meteorología hicieron que se descartara la posibilidad del enlazar Val Veny y Pont en bicicleta.

La aventura empezó el día 3 de septiembre en Chamonix, desde donde partió en BTT hacia Bellevue. Allí empezó la ascensión al Mont Blanc. Inicialmente había de ser una ascensión rápida y fácil, pero  se convirtió en una de las batallas más duras del proyecto. La fuerte nevada caída entre la Bolera y Gouter y la espesa niebla hicieron que Genís tuviera que hacer noche en un refugio y partiera a primera hora hacia la cima.

La ruta seleccionada para la bajada, la vía del Papa, también resultó mucho más compleja de lo que Genís Zapater y su equipo pensaban: el descenso por la vertiente italiana hasta el refugio de Gonella se alargó más de 10 horas, ya que el glaciar estaba muy abierto y peligroso y no había traza para seguir, lo que lo convirtió en un auténtico laberinto.

Segunda etapa Grand Paradiso
Tiempo: 9h
Distancia: 24km
Desnivel acumulado: 4.530m

El objetivo era la cima del Grand Paradiso, la montaña italiana más alta. La ascensión, sin complicación técnica, se hacía rápida, por lo que Genís intentó llegar a la cima para la puesta del sol. Al llegar al glaciar la montaña estaba absolutamente tapada por las nubes, pero, como por arte de magia, a unos 400 metros de la cima, la Madonna del Gran Paraíso se dejó ver y le proporcionó una puesta de sol espectacular. En menos de 24 horas había coronado el Mont Blanc y el Gran Paradiso.

La bajada, de noche, se llevó a cabo sin complicaciones y ya con la cabeza en el próximo reto, el Cervino.

Genís Zapater
Genís Zapater en la cima del Gran Paradiso. (Copyright/Team Zapater)

Tercera etapa Cervino o Matterhorn
Tiempo: 17h 45m.
Distancia: 23’5 kms.
Desnivel acumulado: 4.300 metros.

La tercera etapa era una de las más comprometidas. La climatología adversa, con nieve en las cotas altas de la montaña, convertían la ascensión al Cervino, que se llevaría a cabo por la arista Lion, en una ascensión peligrosa. El mal tiempo obligó a esperar un día y a plantear la subida en dos etapas: la primera, desde Cervinia al Refugio Carrell y, tras descansar unas horas, una segunda que llevara hasta la cima y bajara por la vertiente suiza, dirección al Hörnli.

La subida fue complicada, slabs de roca con «nieve azúcar» y cuerdas y maromas congeladas hicieron que la progresión fuese lenta. El descenso, también cubierto de nieve y hielo, se hizo más lento de lo previsto. Genís pudo descansar en Schwarzee, gracias a su equipo, que le llevó material para poder dormir y afrontar la última cima: el Monte Rosa.

Cuarta etapa Monte Rosa
Tiempo: 14h 30m.
Distancia: 50,3km.
Desnivel acumulado: 8.300 metros.

La última cima a la que debía enfrentarse Genís era el Monte Rosa. La climatología fue óptima y permitió que la ruta, de más de 50km, se hiciera en muy buenas condiciones. El calor y la distancia, así como el desnivel acumulado de todos los días, fueron los mayores problemas. A la seis de la tarde del 8 de septiembre, Genís Zapater hacía cima en el Monte Rosa y terminaba exitoso el mayor desafío de su vida, tras de 6 días, 161,8 km, 24.830 metros de desnivel acumulado. 



Noticias relacionadas:

La escaladora Liv Sansoz intentó ascender en un año a los 82 cuatromiles de los Alpes

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.