Gisela Pulido completa con éxito el Desafio Movistar Islas Canarias

0
2045
Gisela Pulido
La diez veces campeona de la Copa del mundo de kitesurf Gisela Pulido ha concluido su reto de enlazar las ocho Islas Canarias navegando con su kite. (Copyright/Ginés Diaz)

Gisela Pulido ha completado positivamente el Desafío Movistar Islas Canarias, tras una travesía escalonada de siete días por el litoral canario. Alrededor de unos 380 km de isla a isla -ocho en total- acompañada de su tabla y su cometa. Las diez veces campeona de la copa del mundo de kitesurf ha cumplido su reto deportivo y se ha convertido en la primera deportista en realizarlo. A la llegada a la playa de La Caleta, en la Isla de El Hierro, la rider catalana destacaba que “ha sido una de las experiencias más bonitas de mi vida y he vivido muchas desde los ocho años que aprendí a practicar este deporte. Soy muy feliz por haber conseguido el reto y satisfecha de tener el equipo que tengo a mi lado, sin ellos no hubiese sido posible”.

Y es que en este desafío la han acompañado un equipo de 15 personas divididas en dos grupos: el que la seguía en el mar en la distancia a bordo de una embarcación neumática y un equipo de tierra que se desplazaba entre islas para preparar las llegadas y salidas de cada punto. “Los que estaban en el barco: los patrones Tana y Nico, mi padre, Ángel ayudando con el material, Ginés el fotógrafo, los cámaras Germán, Iombi e Iván gracias. Sabía que si me pasaba cualquier cosa ellos me iban a ayudar y eso me daba mucha tranquilidad”.

Con el Desafio Movistar Islas Canarias, Gisela Pulido ha hecho un breve paréntesis a su año sabático competitivo y su ausencia ha dejado huérfana la Copa del mundo de una de sus grandes estrellas mediáticas. No obstante, ella todavía no añora la competición y este desafío le ha venido muy bien para probarse  y salir de su zona de confort. “ el ‘freestyle’, que no tiene nada que ver con la larga distancia. He aprendido que si uno quiere, puede; y si te pones un reto delante tienes que ir a por él y luchar el máximo. Lo más importante es rodearte de un buen equipo que te ayude”.

Radiografía a la siete etapas

Gisela Pulido
Gisela Pulido navegando frente a Montaña Amarilla, en La Graciosa. (Copyright/Ginés Diaz)

1 Etapa
La Graciosa (Playa de El Salado) – Lanzarote (Playa de Famara) – 13,07 km

La primera etapa comenzó el jueves en la isla de La Graciosa con destino Lanzarote. Gisela Pulido completó el recorrido de poco más de 13 kilómetros en hora y media, y el viento flojo no le puso las cosas fáciles. El día se inició muy pronto para Gisela, que a primera hora de la mañana salía del hotel de Puerto del Carmen en el que estaba alojada para dirigirse, con su material y acompañada del equipo de este desafío, al ferry que los llevaría a La Graciosa. Sobre las 12:30 hora canaria –una hora más en la península-, Gisela salía de la playa de El Salao de La Graciosa con menos viento del que le hubiese gustado. Para ello, de las 10 cometas que se ha traído para completar este Desafío Movistar Islas Canarias escogía la más grande, 15 m, para poder aprovechar al máximo el viento que soplase en la travesía. “Ha sido más dura de que lo pensaba porque el viento era super flojo. Al final del recorrido, al llegar a Famara, estaba rezando para que no se me cayera la cometa porque realmente no había nada de viento. La verdad es que estaba un poco relajada -etapa corta, bien preparada- pero realmente pensaba que sería más fácil y que habría más viento, pero es un buen entrenamiento.”

Gisela Pulido
Salida de la segunda etapa, desde el Faro de Pechiguera en Lanzarote. (Copyright/Ginés) Diaz)

2 Etapa
Día 12. Lanzarote (Faro de Pechiguera) – Fuerteventura (Corralejo) – 17,80 km/24,50 km

Casi 17 km entre el Faro de Pechiguera (Lanzarote) y Corralejo (Fuerteventura) que Gisela Pulido ha cubierto en 42 minutos y a una velocidad media de 23, 6 km.poco más de 42 minutos. A primera hora de la mañana la duda estaba en desde qué lugar salir. El viento no era lo suficientemente fuerte en la Playa de Papagayo, al sureste de la isla de Lanzarote y parte del Parque Natural protegido de los Ajaches, así que finalmente Gisela tuvo que desplazarse hasta el conocido Faro de Pechiguera, donde ya soplaba un buen viento de unos 15 nudos.

Nunca es fácil levantar la cometa y empezar a navegar en medio de las rocas, y en esta ocasión no ha sido distinto. “La salida ha sido un poco complicada porque el viento estaba muy racheado cerca del faro. Hemos tenido un pequeño fallo con la preparación del material y se me ha caído la cometa pero luego hemos conseguido salir de las piedras y una vez que estaba en el agua ya estaba todo bajo control”.

Y a Flag Beach, en Corralejo, llegaba finalmente pasadas las 14:15 hora peninsular. “El trayecto ha sido súper bonito, con la isla de Lobos a un lado, pasar por Corralejo, el color del mar llegando a Flag Beach”. Para esta etapa, un poco más larga que la primera, hemos visto a Gisela Pulido con más equipamiento que el primer día de navegación. «He llevado música, el neopreno largo y fui mucho más cómoda. La cometa era una 12 metros  con líneas de 23 metros, es decir, la ideal para la etapa porque hacía mucho viento al principio aunque al llegar a Corralejo bajó bastante”. Además, como parte de su equipo, una mochila de hidratación con agua y sales. Y en su muñeca no ha faltado un reloj náutico con GPS, el Quatix 3, “con el GPS he tomado una ruta lo más recta posible y ha sido imposible mejorarla. Ha sido una súper herramienta que estoy utilizando estos días”.

Gisela Pulido
Salida de la tercera etapa, desde Punta de Jandía, Fuerteventura. (Copyright/Ginés Diaz)

3 Etapa
Día 13. Fuerteventura (Punta de Jandía) – Gran Canaria (Playa de Pozo Izquierdo) – 94,19 km

La etapa más larga del recorrido de 90 km ha sido cubierta en 3 horas y 24 minutos, con rachas de viento que han llegado a alcanzar los 40 nudos (74 km/h). Un nuevo hito para Gisela Pulido,  ya que nadie hasta el momento había hecho este recorrido en kite. A las 8:00 hora canaria, exacta, arrancaba esta tercera etapa. “Al principio estaba un poco nerviosa porque nunca me había enfrentado a algo así. Lo máximo que había recorrido eran los 32 km cruzando el Estrecho de Gibraltar, por lo que era algo completamente nuevo para mí”.

Tras una bonita salida, Gisela cogió pronto un muy buen ritmo, marcando un rumbo súper recto gracias a un viento perfecto para llegar sin rodeos al destino final: Pozo Izquierdo.
Más rápida de lo que inicialmente se preveía, durante las primeras 2 horas y 40 minutos Gisela aguantaba el ritmo sin descuidarse a sí misma, muy importante para conseguir el objetivo de llegar a Gran Canaria. “Paraba a comer, me hidrataba e iba muy cómoda, con ritmo y rápida”, pero llegando a Gran Canaria “cuando ya empecé a ver la costa y a pensar ‘ya estoy llegando’, el viento comenzó a subir y la cometa se hacía demasiado grande para el viento que había; se metieron rachas de 35-40 nudos e iba con una de 9 metros, que con ese viento es una locura”.
Quedaban unos 20 km para llegar, siendo los últimos 40 minutos de tramo donde más sufría, “tirando de la espalda, aguantando con las piernas y esquivando bien las olas. La etapa ha sido muy larga y estoy cansada: las piernas y los tibiales anteriores se me han cargado un montón, me dolían las rodillas y los tobillos de tanto impacto de las olas y los lumbres de ir tan pasada de cometa”.

Gisela Pulido
En un momento de la travesía entre Gran Canaria y Tenerife, sobre su tabla, esperando a que hubiese viento. (Copyright/Ginés Diaz)

4 Etapa
Día 14. Gran Canaria (Las Salinas, Agaete) – Tenerife (Playa de El Médano)

La cuarta etapa han sido aproximadamente 82 km entre Agaete (Gran Canaria) y El Médano (Tenerife) que se complicaron por la falta de viento del tramo final, tanto que en múltiples ocasiones Gisela ha tenido que esperar a que hubiese viento sobre la tabla y con la cometa en el agua. Al final llegó a la orilla nadando, con el reconocimiento y aplauso de todo el público. “Ha sido súper físico. Básicamente, se me ha hecho eterno, pero gracias al equipo y todos los ánimos nunca perdí la sonrisa”.

La etapa comenzó bien en Agaete y continuó muy rápida. Una vez que Gisela alcanzó mar abierto el viento empezó a soplar fuerte, controlando rumbo y velocidad con 23 nudos. “Hicimos 40 km en una hora e incluso estaba un poca relajada, en el sentido que pensaba que lo tenía hecho”.  Durante el trayecto cambiaba de cometa varias veces “porque salí con la 12 metros de Agaete y después, en medio del mar, como subió y subió el viento no pude aguantarla más y cambiamos a la 9 metros; una odisea porque fue muy complicado”.

Pero al llegar a la isla de Tenerife cambió el panorama, a la inversa: el viento comenzó a bajar cada vez más en intensidad hasta que llegó un momento en que se paró por completo. Gisela tenía que bajar la cometa para cambiarla a una más grande “ y ni siquiera la más grande era suficiente; no se podía relanzar la cometa desde el agua, no había viento. Conseguí llegar a la playa con la de 15 metros, que es la cometa más grande y la tabla de race, que es la tabla con más volumen que tenemos”.

Gisela Pulido
Gisela navegando frente a los impresionantes acantilados de Los Órganos, La Gomera. (Copyright/Ginés Diaz)

5 Etapa
Día 15. Tenerife (Punta de Teno) – La Gomera (Alojera)

Lucha contra los elementos, capacidad de reacción y maravillas de la naturaleza. Ésta podría ser una de las maneras de describir la quinta etapa del desafío Gisela Pulido entre Tenerife a la segunda isla más pequeña del archipiélago canario: La Gomera. Unos 44 km de distancia en los que Gisela ha llegado a alcanzar una velocidad máxima de 51,3 km/h y ha descubierto la grandeza de la costa gomera. La jornada comenzó pronto para el equipo y con cambio de planes de última hora. El punto de salida debió cambiarse por las condiciones de viento, a Punta de Teno, donde daban la bienvenida a Gisela nada más y nada menos que unos 45 nudos (83 km/h) de viento. «La quinta etapa en teoría iba a ser una travesía fácil y la previsión de viento era buena. Hemos llegado a Punta de Teno para salir y había mucho viento, así que he cogido la cometa más pequeña que tengo, la cuatro de metros, e iba que me volaba!”.

Buen rumbo y velocidad –Gisela llegó a alcanzar 27,6 nudos (51,3 km/h) de velocidad– hasta que volvía a reproducirse lo sucedido el dia anterior: mucho viento al inicio y al llegar a La Gomera el viento se paró por completo.Intentamos levantar la cometa de 12 m y la tabla de ‘race’, con más volumen para llegar, pero era imposible. Me veía otra vez con el mismo drama.”.

Que las Islas Canarias son un destino de vacaciones con rincones excepcionales no es un secreto. Uno de los espacios que más ha sorprendido a Gisela Pulido y a todo su equipo en este desafío ha sido el paso por el Monumento Natural de Los Órganos, situado en la costa norte de Vallehermoso (La Gomera). Es un acantilado de rocas volcánicas impresionante que comienza a nivel del mar y llega a alcanzar los casi 700 metros de altitud. Disfrutar de este capricho de la naturaleza sólo ese puede hacer desde el mar. Recuerdo cuando estuve en los Doce Apóstoles, en Australia, y no tenemos nada que envidiarle a ninguna playa ni a ningún otro acantilado del mundo. Este es sin duda, uno de los sitios más bonitos del mundo en los que he estado navegando”.  En este punto ha tenido que minimizar la corriente.“a veces sentía que el mar me tragaba la tabla pero lo he disfrutado mucho, estar al lado de esos acantilados enormes. Te sientes un poco pequeño al lado de lo que es capaz de construir y hacer la naturaleza”.

Gisela Pulido
Gisela Pulido llegando al Faro de Fuencaliente. (Copyright/Ginés Diaz)

6 Etapa
Día 16. La Gomera (Playa de Alojera, La Gomera) – La Palma (Faro de Fuencaliente)

La sexta jornada del Desafío comenzaba muy temprano para Gisela y su equipo. A las 6:30 hora canaria todos estaban ya en marcha en Alojeras (Vallehermoso, La Gomera) para dirigirse al punto de salida de la penúltima travesía. En la zona de los acantilados Los Órganos iniciaba los 54 km de travesía que completó en aproximadamente una hora y 40 minutos marcando una velocidad media de 29,8 km/h gracias a un viento fuerte y constante durante prácticamente todo el recorrido.

Alojera, en el Noroeste de La Gomera, era inicialmente el punto de partida pero hubo que modificarlo un poco: “Tuvimos que salir de Alojera con el barco y remontar un poco al norte porque de esa manera el rumbo sería mejor, un través, y también me daría un poco de margen si cambiaba la dirección del viento, para que no me pillara una ceñida muy fuerte”Gisela Pulido estaba al principio un poco preocupada porque nunca habíamos navegado por esta zona y no conocíamos el viento de este canal”.

Con la cometa más pequeña de las 10 que se habia traído a las Islas Canarias para cumplir este reto, Gisela destacaba a su llegada a Fuencaliente (La Palma) que “al principio de la travesía salí un poco justa de cometa. Iba sufriendo un poco, sobre todo la primera hora, porque no había excesivo viento”, así que le tocó mover mucho la cometa. Pasada la mitad de la travesía, empezó a subir el viento, yendo ya mucho más cómoda.

Gisela Pulido
Gisela Pulido celebra a su llegada a La Caleta (El Hierro) el final de su reto deportivo. (Copyright/Ginés Diaz)

7 Etapa
Día 17. La Palma (Faro de Fuencaliente) – El Hierro (La Caleta) – 69,95 km

La última etapa entre las islas de La Palma y El Hierro fueron casi 79 km de travesía y tres horas de navegación. Fue probablemente una de las etapas más duras de las siete que ha recorrido en siete días, especialmente porque “notaba mucho el cansancio el cansancio acumulado de las seis etapas anteriores, sobre todo en las piernas e incluso en los brazos ya”.  A pesar de ello, las estadísticas del tramo entre Fuencaliente (La Palma) y La Caleta (municipio de Valverde, El Hierro) no tienen nada que envidiar a las anteriores: 46 km/h de velocidad máxima y una velocidad media de 26,6 km/h.

Noticias relacionadas:
Gisela Pulido navegará todas las Islas Canarias en kitesurf

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.