Mikaela Shiffrin y Lindsey Vonn, teatralizan el relevo generacional en el Mundial de Are

0
445
Mikaela Shiffrin
Mikaela Shiffrin se ha colgado su primer oro en la modalidad de supergigante. (Copyright/Red Bull Content Pool)

◄ La victoria de Mikaela Shiffrin fue ajustadísima. La italiana Sofia Goggia y la suiza Corinne Suter, segunda y tercera, quedaron a dos y cinco centésimas.

La primera jornada del Mundial de esquí alpino de Are (Suecia) ha escenificado visualmente el cambio generacional entre Mikaela Shiffrin y Lindsey Vonn. El guión lo hubiera firmado más de un guionista norteamericano. Épica, emoción, frio -18 grados bajo cero-, suspense – Vonn ha estado cinco minutos estirada en la pista- y otros aspectos que desconocemos y que habrán quedado para las protagonistas. La nueva reina del esquí Mikaela Shiffrin, de 23 años, se ha colgado su primer oro en el Mundial de Are y en una especialidad en la que comenzó a competir de forma continua hace dos temporadas. Pueden caer tres más en eslalon, gigante y supercombinada. Dificil, pero no imposible.

Su primera victoria en Copa del Mundo la consiguió hace dos meses en Lake Louise. Shiffrin era una esquiadora técnica -eslalom y gigante- que a base de disciplina y trabajo se ha convertido en una esquiadora polivalente. En la misma línea de llegada ha manifestado que “es realmente de locos…, no sé qué decir. No esperaba ganar el oro en supergigante”. De momento, es el cuarto oro que suma a su palmarés, después de los tres conseguidos anteriormente, en la modalidad de eslalon, durante los Mundiales de Schladming 2013 (Austria), Vail-Beaver Creek  2015 (Estadios Unidos) y St. Moritz 2017 (Suiza).

Lindsey Vonn
Lindsey Vonn pocos instantes antes de salirse del trazado del supergigante de Are. (Copyright/Erich Spiess/ASP/Red Bull Content Pool)

La otra cara ha sido Lindsey Vonn. En su penúltima carrera de esquí ha salido a por todas desde el primer segundo. Lamentablemente ha perdido la línea y tras rozar tres banderas de dirección ha impactado con otra que le ha hecho perder el equilibrio y ha acabado chocando contras las redes de protección. El susto entre sus compañeras y el público ha sido mayúsculo ya que ha permanecido tendida varios minutos sobre la pista.  Finalmente se ha levantado y ha bajado hacia la línea de llegada esquiando. Sus maltrechas rodillas han aguantado e inicialmente tiene previsto despedirse en la prueba de descenso, tal y como ha reconocido en la conferencia de prensa “tengo un ojo morado, me di un fuerte golpe en las costillas y se me cortó la respiración. Las rodillas no están peor que antes, así que me despediré domingo en el descenso”.

La victoria de Mikaela Shrin fue ajustadísima sobre la pista WM Strecke de 1.670m y 36 puertas de dirección. La italiana Sofia Goggia y la suiza Corinne Suter, segunda y tercera, quedaron a dos y cinco centésimas de la nueva campeona del mundo.

Clasificación supergigante femenino Mundial de Are

1. Mikaela Shiffrin (USA) 1:04.89
2. Sofia Goggia (ITA) + 00.02
3. Corinne Suter (SUI) + 00.05
4. Viktoria Rebensburg (ALE) + 00.07
5. Nadia Fanchini (ITA) + 00.14
6. Ragnhild Mowinckel (NOR) + 00.16
7. Francesca Marsaglia (ITA) + 00.24
8. Ilka Stuhec (ESL) + 00.26
9. Lara Gut-Behrami (SUI) + 00.48
10. Federica Brignone (ITA) + 00.54

Noticias relacionadas:

Las lesiones de rodilla obligan a Lindsey Vonn a retirarse del esquí

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.