Por qué se planta una bandera en las cimas de las montañas

En el siglo XX, la carrera por ser el primero en conquistar los ochomiles del Himalaya se convirtió en una feroz competencia entre expediciones de los paises más avanzados e izar la bandera en la cima tenia una fuerte carga de simbolismo.

0
1572
jav xxx
desi porn jewels j accepting her punishment.
Banderas cima montaña
Las banderas de país o de marcas comerciales siguen desplegandose en las grandes cimas por los alpinistas. (Copyrigh/ Samrat Khadka / Unsplash)

La bandera de un país o de una marca comercial, en la cima de la montaña, simboliza el éxito de la expedición.

Plantar una bandera en la cima de una montaña es una tradición muy arraigada en la cultura de la escalada y el alpinismo general. Nació del espiritu patriótico con que se afrontaban las primeras ascensiones a montañas virgenes, tanto en los Alpes como posteriormente en el Himalaya. En la actualidad las banderas siguen estando presentes en las cimas, aunque en muchas ocasiones son sustituidas por los logotipos y las marcas comerciales de las empresas que hacen posible las expediciones de los alpinistas. A continuación, te contamos algunas de las tradiciones que giran entorno al vínculo de la escalada y las banderas para que conozcas un poco más su significado antes de comprar una bandera e incluirla en tu equipo de montaña.

La prueba fehaciente de haber coronado

Cuando durante el siglo pasado el hombre occidental se lanzó a la conquista del techo del mundo se popularizó la tradición de dejar una bandera -entre otros artefactos- en la cima de las montañas. Representantes de todos los países querían dejar constancia de su hazaña; una prueba irrefutable de haber conquistado la montaña. La tradición es extrapolable a cualquier conquista de territorio. Hay banderas en las profundidades marinas y en la superficie lunar. Una manifestación de ese compañero inseparable llamado ego que siempre nos acompaña.

Banderas de plegaria

Este otro tipo de banderas también las solemos vincular con el montañismo, aunque no tienen una relación directa. Son las típicas banderas coloridas tan representativas de las montañas tibetanas. Estas banderas contienen Sutras de Nepal, escritos tradicionalmente sobre tela; una tradición budista milenaria para esparcir los buenos deseos por el mundo. La leyenda atribuye el origen de la bandera de oración al Buda Gautama, cuyas oraciones fueron escritas en las banderas de batalla usadas por los Devas contra sus adversarios, los Asuras.

Tradicionalmente, las banderas de oración se usan para promover la paz, la compasión, la fuerza y la sabiduría. Las banderas no llevan oraciones a los dioses; los tibetanos creen que las oraciones y los mantras serán esparcidos por el viento para esparcir la buena voluntad y la compasión en todo el espacio. Colgando banderas en lugares altos, el Lung ta (caballo de viento) llevará las bendiciones representadas en las banderas a todos los seres.

Banderas cima montaña
El montículo de piedras y las banderas de oración donde recientemente se realizó una puya. (Copyrigh/ Sebastian Pena Lambarri/ Unsplash)

Ceremonia de la puya 

La ceremonia de la puya, oficiada por un lama, es la más conocida y tiene por objeto rendir homenaje a los dioses de la montaña para que bendigan a la expedición y le den buena suerte. En el campamento base los sherpas y los alpinistas se reunen frente a un altar de piedra antes de afrontar el ascenso a una montaña del Himalaya. El lama recita unos cánticos y oraciones de las sagradas escrituras de Buda y se hacen ofrendas a los propios dioses. El colorido lo ponen las hileras de banderas de oración desplegadas en diferentes direcciones, a lo largo de unos 30 metros. La ceremionia finaliza con el lanzamiento de una ofrenda de ‘tsampa’ -harina de cebada tostada- y arroz  para los espíritus de las montañas.

El alpinista Ferran Latorre uno de los seis montañeros españoles que tiene en su haber los 14 ochomiles, en su día manifestó que «no soy especialmente creyente, pero debo reconocer que esta modesta ceremonia, al pie de las grandes montañas, consigue ponerme trascendente. Será por la solemnidad, por las inquietantes pausas, por el escenario tan abrumador -al aire libre, rodeados de las grandes montañas–,que todos nos recluimos en nuestros propios silencios. La ceremonia logra que me sienta desnudo ante mi propio destino y empequeñecido ante la constatación de que, por mucho que queramos, jamás seremos capaces de controlar nuestro futuro». 

Masificación de las cumbres

Con la “democratización” del alpinismo y el gran mercado de trekking creado alrededor del Himalaya, las cumbres de las montañas están cada día más llenas de residuos que los alpinistas dejan tras cada expedición, aunque desde hace unos pocos años hay obligación de recogerlas. Obviamente no sólo se trata de banderas, de hecho, estas no suelen ser parte del problema. Las banderas pueden ser biodegradables por lo que no se convierten en basura. El problema son los cientos de objetos de escalada y de otras índoles que los miles de montañeros van dejando en las cimas y en los campamentos base o de altura. Pero esto ya es otra historia. 

Artículos relacionados:

La Asociación de Montañismo de Nepal propone una campaña de limpieza del Everest

Òscar Cadiach se encomienda a los dioses para coronar el Broad Peak

nekdsex quickie shower. freesexstories.pro a young girl took off and fuck on the street. latina rides dildo on cam.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.