¿Qué podemos hacer para mejorar la convivencia del skimo en las estaciones alpinas?

En esta segunda parte del artículo "Nuevos tiempos entre las estaciones de esquí y el skimo", vamos a intentar poner un poco de orden entre todos los implicados, y tres consejos muy básicos.

0
186
skimo estaciones de esquí
El skimo y el esquí alpino conviven en las estaciones de esquí sin problemas si se respetan las más elementales normas de seguridad. (Copyright/Turiski)

◄ Nunca, en ningún caso, deberíamos practicar skimo con nuestro animal de compañía, aunque lo llevemos atado. No podemos controlar su comportamiento, se puede asustar y provocar un accidente de manera indirecta. Toda precaución es poca.

En la primera parte del artículo ya matizamos o definimos la pequeña diferencia respecto al esquí de montaña. El skimo es la variante que se realiza por pistas de esquí, o sea por un entorno controlado, y que permite a los recién iniciados realizar sus primeros metros de desnivel y a los practicantes habituales entrenarse con seguridad. No hay que olvidar que muchas de las pruebas de competición, en la modalidad de cronoescalada y sprint, se hacen dentro de estaciones de esquí. En esta segunda parte del artículo, vamos a intentar poner un poco de orden entre todos los implicados, y tres consejos, que pueden parecer muy básicos pero que no siempre los ponemos en práctica cuando deberíamos hacerlo.

Esquí alpino: Poco tenemos que explicar de esta disciplina. Modalidad que se practica en entornos controlados siempre en descenso.

Consejo nº1 – En zonas de poca visibilidad, o pistas estrechas, controla y si hace falta disminuye la velocidad. No únicamente te puedes encontrar practicantes de skimo, también es posible que veas a otros esquiadores parados en algún punto de la pista y que no tengas poder de reacción si vas excesivamente rápido.

Consejo nº2 – No busques el enfrentamiento visual, ni tengas la tentación de ir hacia el practicante de skimo para derrapar delante suyo. Nuestras buenas praxis en estos casos ayudarán a concienciar a todos los esquiadores con los que compartimos pistas.

Consejo nº3 – Si eres un esquiador experto y bajas por zonas “fuera pista” por dónde pueden estar subiendo esquiadores de montaña, evita el trazado de su línea de subida ya desde el inicio del descenso. La nieve que deslizas les puede jugar una mala pasada, y peor aún si pierdes el control de los esquís. Si es una pala ancha desplázate hasta dónde no les molestes, si estáis en una canal estrecha espérate hasta que lleguen a tu altura, o pide permiso (y das las gracias al pasar por su lado) para que sean ellos los que se esperen y te dejen disfrutar de tu línea de descenso.

skimo estaciones de esquí
Los esquiadores de skimo suelen ir por libre, pero muchas estaciones de esquí tienen trazados señalizados especialmente para su práctica. (Copyright/Turiski)

Si vamos en grupo, iremos en fila de uno, o máximo dos en pistas anchas, ocupando el mínimo espacio posible de la zona esquiable.

Skimo: Con practicantes de todos los niveles físicos y técnicos, cada vez su presencia es más numerosa en las estaciones de alpinas. Con material ligero hasta límites insospechados, buscan la subida por la vía más rápida posible hasta las cotas altas de la estación, para acto seguido descender de nuevo al punto de origen.

Consejo nº1 – Si vamos en grupo, iremos en fila de uno, o máximo dos en pistas anchas, ocupando el mínimo espacio posible de la zona esquiable. Intentaremos ir al mismo ritmo todo el grupo, y siempre por el mismo lateral de la pista. Si vamos en solitario, y vemos esquiadores en ascenso delante nuestro, iremos por el mismo lateral que ellos. Esto ayudará a los esquiadores que se encuentran en descenso a no tener que realizar giros bruscos y centrar su atención en una buena línea de bajada. Nunca, en ningún caso, deberíamos practicar skimo con nuestro animal de compañía, aunque lo llevemos atado. No podemos controlar su comportamiento, se puede asustar y provocar un accidente de manera indirecta. Toda precaución es poca.

Consejo nº2 – Siempre que sea posible evitaremos pistas estrechas o con poca visibilidad. A su vez utilizaremos pistas verdes y azules para el ascenso. Su menor pendiente nos va a permitir ir más rápido en el ascenso, y a su vez son pistas más lentas para el descenso. Normalmente su mayor amplitud, nos van a permitir a nosotros y al esquiador alpino, tener un mayor margen de maniobra y una mayor visibilidad.

Consejo nº3 – Si nos vemos obligados a cruzar la pista para seguir nuestro ascenso, lo haremos siempre por la zona más llana y con mayor visibilidad. Estas zonas son las que por un lado nos permitirán cruzar más deprisa, y al mismo tiempo son las zonas donde los esquiadores alpinos van más lentos. Una buena opción es hacerlo cerca del final de un remontador, ya que el esquiador todavía no tendrá la trazada marcada y podrá corregir con facilidad su dirección. A su vez, si queremos cruzar y nos encontramos en un momento con un denso tráfico de descenso, nos esperaremos pacientemente a que la pista se despeje, siempre dando prioridad al esquiador alpino.

Carteles, señales verticales o paneles informativos en las zonas más conflictivas de la estación y en los accesos y salidas de los remontadores.

skimo estaciones de esquí
El skimo dejó de ser una moda y su practica se consolidó en todo el Pirineo. (Copyright/Turiski)

Estaciones alpinas: El terreno de juego donde se desarrollan las actividades. Algunas más alpinas, otras con más quilómetros de bosque, pero todas con la particularidad de ser una zona controlada y segura para la práctica de los deportes de invierno.

Consejo nº1 – Habilita pistas con prioridad de subida para practicantes de skimo o raquetas de nieve, sin necesidad de ser pisadas por las máquinas. Por estas pistas los amantes de las raquetas o el ascenso tendrán su espacio prioritario, y los esquiadores alpinos tendrán una zona “sin peinar” que puede ser muy divertida y a su vez sabrán que deben bajar con precaución. Estas pistas pueden formar parte de circuitos balizados, recorridos que invitan a ser utilizados y de esta manera liberar las pistas de descenso.

Consejo nº2 – Carteles, señales verticales o paneles informativos en las zonas más conflictivas de la estación y en los accesos y salidas de los remontadores. Esta información, de fácil lectura para el esquiador por encontrarse en zonas lentas, ayudará a la concienciación de todas las partes para proceder de la mejor manera posible.

Consejo nº3 – Utilizar la web, las redes sociales, dípticos y planos de pistas, y hasta en los diferentes medios propios de comunicación de la estación para enviar mensajes de convivencia. Por lógicos que parezcan, un pequeño recordatorio nunca va mal.
¿Con todo esto vamos a solucionar el problema que se nos plantea? Posiblemente la respuesta sea no al 100%, pero con el trabajo de base para concienciar a los usuarios más jóvenes, y a los no tan jóvenes, poco a poco encontraremos el camino hacia esa ansiada convivencia, que en una sociedad moderna no debería ser un problema, pero que desgraciadamente el día a día se encarga de desmentir.
Así pues, ¿seguimos pensando en la moda, o aceptamos el proceso de transición?

Si este artículo sirve para que nos podamos parar unos momentos a pensar y reflexionar sobre nuestro comportamiento, y sentar una base para una futura, y esperemos que muy pronta convivencia, nos damos por satisfechos. Y mientras tanto, ¡a seguir disfrutando de la nieve!

Artículos relacionados:

Nuevos tiempos entre las estaciones de esquí y el skimo

FGC Turisme i Muntanya lanza el forfait de temporada de esquí de montaña

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.