El viento trunca el ataque final de Carlos Soria al Dhaulagiri

Actualizado 22-5-2018. Esta temporada nadie ha conseguido hollar la cima. La ascensión final desde el campo 3 (7.250m) a la cima 8.167m se abortó por el fuerte viento reinante (40 a 50 km/h).

0
3811
Carlos Soria Dhaulagiri
Sito Carcavilla, Carlos Soria y Luis Miguel López Soriano recién llegados al campo base tras su primer intento de hollar el Dhaulagiri. (Copyright/Face)

◄Es el octavo intento de Carlos Soria para ascender el Dhaulagiri (2001, 2016 y 2017) y el tercero para Sito Carcavilla y Luis Miguel López Soriano (2016 y 2017).

La expedición IFEMA-Carlos Soria ha tenido que abortar su primer intento de hollar el Dhaulagiri. Si inicialmente las previsiones meteorológicas se cumplían podían haber tenido una oportunidad, entre los días 18 y 19 de mayo, pero el fuerte viento ha obligado al equipo a regresar al campo base. La cordada, formada por  Sito Carcavilla, Luis Miguel López Soriano y seis sherpas, comenzó su aproximación el 15 de mayo cuando alcanzó el C1. Todo iba sobre ruedas y 24 horas después ya estaban en el C2 (6.500m), mientras el equipo de sherpas se dirigió al campo 3 (7.250m).

A lo largo de su trayectoria alpinista Carlos Soria siempre ha primado la seguridad de su equipo sobre cualquier otra consideración  y esta ocasión no iba a ser menos.  El propio montañero a través de su red social ha explicado la película de lo acontecido que por su interés reproducimos en Turiski. “Todo apuntaba a un desenlace con éxito, nosotros nos encontrábamos perfectamente y el pronóstico del tiempo se cumplía. El día 16 pudimos descansar muy bien en el campo 2, a pesar de tener que recomponer el campamento, ya que las tiendas se encontraban cubiertas de nieve, por las nevadas ocurridas durante los días previos. El 17 salimos temprano del campo 2, hacia el último campamento. Esta parte del recorrido  es una de las más complicadas. La pendiente es muy pronunciada y, esta temporada, se encuentra cubierta de hielo en prácticamente todo su recorrido, haciendo la progresión mucho más dura y delicada. El viento empezó a soplar desde muy temprano, algo que no teníamos notificado en nuestra previsión meteorológica. Nosotros pudimos avanzar hacia el campo 3, pero nuestro equipo de sherpas, que tenían pensado equipar la parte superior de la montaña, apenas pudieron progresar. Llegamos al campo III, con mucho viento. A este mismo lugar empezaron a llegar el resto de los grupos, muchos sin lugar para pasar la noche».

Carlos Soria Dhaulagiri
Espectacular imagen del Dhaulagiri con el cielo repleto de estrellas. (Copyright/Face)
A medida que pasaban las horas la situación ambiental  iba empeorando y la posibilidad de hacer el ataque final se iba esfumando. “Los parte meteorológicos, empezaron a dar previsiones de viento más negativas para la siguiente jornada. Cada vez se veía más complicado un posible intento a la cima, para el día 18. El equipo de sherpas llegó tarde y muy cansado al campo III, con muy malas expectativas de las condiciones de la montaña en la parte superior. El viento no dejó de golpear, con mucha fuerza sobre las tiendas del campo 3, hasta pasadas las doce de la noche, disipando cualquier perspectiva de poder intentar la cima, ya que, como mínimo, deberíamos de haber salido a las 6/7 de la tarde, para poder garantizar una ascensión con un horario, mínimamente prudente. Esa noche alojamos en nuestra tienda a nuestros amigo Pepe y Fernando -refiriéndose a los alpinistas andaluces Pepe Saldaña y Fernando Fernández Vivancos-, dada la dificultad de montar su tienda. Los cinco pasamos una noche “animada”, aunque ya teníamos claro que no tendríamos opciones de intentar la cima.”

Carlos Soria, Sito Carcavilla y Luis Miguel López Soriano no tuvieron más remedio que aceptar con resignación  y regresar al campo base, mientras el viento soplaba entre los 40 y 50 km/h. “Viendo los partes de viento para los siguientes días tuvimos claro, desde el primer momento, que las opciones de cima desaparecían y que la única opción clara que se presentaba era descender al campo base y no arriesgar la integridad de ninguno de los miembros del equipo.”

48 horas después de regresar al campo base Carlos Soria ha anunciado la vuelta a España destacando que “ya no queda nadie en la montaña y los diferentes grupos han comenzado a recoger todas las tiendas que han permanecido instalas en el campo base del Dhaulagiri para regresar a casa. En esta ocasión nadie ha podido acceder a la cima del Dhaulagiri, las condiciones de la ruta y el fuerte viento, que apenas ha dado tregua, no lo han puesto fácil. Así son estas montañas, a veces pasan temporadas totalmente inexpugnables. La Expedición IFEMA-Carlos Soria Dhaulagiri 2018 también pliega sus velas y pronto partirá hacia otras montañas, aunque no nos olvidaremos de volver a este maravilloso rincón del Himalaya.”

Noticias relacionadas:

Carlos Soria inicia su cuarta tentativa para hollar el Dhaulagiri (8.167 metros)

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.