La Molina recupera protagonismo con el tramo final del telecabina de La Tosa

Su entrada en funcionamiento permite poner en valor una de las zonas más desconocidas y alpinas de la estación. Los esquiadores y snowboarders se plantarán en 20 minutos desde la base de La Molina hasta el techo de la estación, a 2.537 metros

0
2372
La Molina Telecabina Tosa d'Alp
La zona de llegada del telecabina Cadí-Moixeró, junto al refugio del Niu de l'Àliga a (2.537m). (Copyright/Oriol Molas/La Molina)

El nuevo remonte en su totalidad pasa a llamarse Cadí-Moixeró, en lugar de Alp 2500, y permite acceder de la Tosa d’Alp (2.537m), tanto a esquiadores como a turistas que quieran conocer el techo de la estación de esquí de la Cerdanya.

La inauguración del segundo tramo del telecabina a la cima de la Tosa d’Alp (2.537m) vuelve a poner en valor la área más alpina de La Molina y mejora la conexión con la vecina Masella. La zona llevaba décadas infravalorada, pero con la llegada del remonte se convertirá en una de los espacios “estrella” para los esquiadores medios y expertos. La zona recuperará el esplendor que tuvo a mediados de los años setenta para los esquiadores. Sólo los aficionados mayores de sesenta años pueden recordar cuando se llegaba con el Teleou (tele-huevo) a la cima. No era su nombre original, pero la forma de huevo de sus pequeñas cabinas para dos personas acabó haciendo fortuna entre los aficionados al esquí.

La Molina Telecabina Tosa d'Alp
Las nuevas cabinas del telecabina Cadí-Moixeró. (Copyright/Oriol Molas/La Molina)

El primer tramo del telecabina de Alp 2500 entró en funcionamiento en diciembre de 1999. 2,8 kilómetros de longitud, un desnivel de 685 metros y ocho plazas por cabina, con una capacidad de transporte de 1.500 personas por hora. En ese momento la falta de presupuesto impidió completar el recorrido hasta la Tosa d’Alp. El resto del trazado quedó pendiente, pero otras prioridades y la crisis retrasó su finalización. Han tenido que pasar dos décadas para que La Molina culmine la obra más emblemática de su dominio esquiable.
Ahora, el telecabina pasa a llamarse en su totalidad Cadí-Moixeró, en honor al Parque Natural del Cadí-Moixeró, situado en las comarcas del Berguedà y la Cerdanya. Sólo el tiempo nos dirá si el nombre hace fortuna entre los esquiadores.

Han pasado 50 años para que la cima de la Tosa d’Alp vuelva a recibir  un telecabina. La primera fue en 1966, pero la caída de dos cabinas y la muerte de tres personas, en 1969, obligó a cerrar el remonte para siempre.

La Molina Telecabina Tosa d'Alp
Imagen lateral del refugio Niu de l’Àliga y al fondo las nuevas pilonas del telecabina que llegan a la cima de la Tosa d’Alp.
(Copyright/FGC)

En paralelo a la puesta en marcha del primer tramo nació el forfait conjunto entre La Molina y Masella bajo la marca Alp 2500. Por primera vez se vendía un forfait que daba acceso a las dos estaciones, aprovechando la conexión desde La Molina. La marca siempre tuvo un perfil bajo, pero el nombre tenía fuerza y se creó un logo identificativo, que a su vez dio nombre al telecabina.

Veinte años después de su implantación desaparece sigilosamente. Desde la dirección de La Molina nos confirmaron que el dominio conjunto pasa a llamarse La Molina+Masella. Si los acuerdos comerciales entre las dos estaciones de la Cerdanya van a ir a más -la próxima temporada 2020-2021 quizá Masella estrene el manos libres con lo que eso supondrá para el control- sería interesante pensar en un nuevo nombre del dominio conjunto y su respectiva imagen gráfica.

La Molina Telecabina Tosa d'Alp
La Molina recupera la Tosa d’Alp para los buenos aficionados al esquí. (Copyright/Oriol Molas/La Molina)

La domesticación de la montaña de la Tosa d’Alp o La Tosa tiene una larga historia. Su instalación supuso un hito para la época. La familia Rigat impulsora de lo que se conoció como Supermolina consiguió instalar el primer tramo del remonte en pleno periodo de la autarquía del régimen franquista. La primera instalación llego hasta Puig d’Alp (2.200 m) y se puso en marcha en marzo del año 1955, en el tramo final de la temporada 1954-55, bajo el nombre de telecabina de Puig d’Alp.

El año 1999 se inauguró el primer tramo del telecabina actual que cambia de nombre y a partir de ahora se llama Cadí-Moixeró.

La Molina Telecabina Tosa d'Alp
Histórica fotografia que corresponde al día de la inauguración del telecabina Puig d’Alp, en marzo de 1955.
(Copyright/Campaña)

El segundo tramo vio la luz una década después, la temporada 1966-67. Junto con el remonte se inauguró el refugio-restaurante Niu de l’Àliga. El nuevo tramo tenía 1.550 metros de longitud, con 15 pilonas, y salvaba un desnivel de 317 metros. Lamentablemente el tramo del telecabina Tosa d’Alp tuvo una vida corta. Nada más funcionó dos temporadas completas (1966-67 y 68-69). El 13 de enero de 1969 cayeron dos cabinas y murieron tres personas. Después del fatal accidente las dos telecabinas dejaron de funcionar.

Telesilla El Llac
No es el único remonte que estrena La Molina esta temporada. También entra en funcionamiento el Telesilla El Llac, que inicialmente se presentó como de Coll de Pal. El telesilla de cuatro plazas tiene 1.470 metros de longitud, con un desnivel de 325 metros Une la zona del Llac,1700 m con la zona de Coll de Pal, que con la entrada en servició de este telesilla ganará protagonismo. El remonte hacía años que tenía pendiente de su instalación. Se anunció por primera vez el año 2001. Une las pistas de Volta Muntanya Sagrada, Olímpica y Comabella. Da servició para esquiadores debutantes de la zona de Coll de Pal, donde se encuentran el telesquí de Sant Jordi y la cinta de Coll de Pal. Aquí hay tres pistas para debutantes: Serrat Gran, Comafloriu y la pista del Refugi dentro del término municipal de Bagà.
La estación de esquí y montaña de La Molina tiene previsto comenzar la temporada 2019-2020 el 23 de noviembre y cerrará sus instalaciones el 13 de abril.

Cronología remontes Tosa d’Alp ( 2.537 metros)

5 marzo 1955 Telecabina Puig d’Alp entra en funcionamiento
10 diciembre 1966 Inauguración del Telecabina Tosa d’Alp y del refugio/restaurante Niu de l’Àliga.
13 enero 1969 Caen dos cabinas y mueren tres persones. Se cierran tanto el telecabina de Tosa d’Alp y el de Puig d’Alp que ya no volveran a funcionar.
20 diciembre 1999 Se inaugura el primer tramo del telecabina de Alp 2500
Diciembre 2019 Puesta en marcha segundo tramo telecabina Cadi-Moixeró con llegada a la Tosa d’Alp.

Artículos relacionados:

50 aniversario de Masella: de minas de manganeso al deporte blanco

La Molina rinde homenaje a Johan Cruyff y apellida un remonte en su memoria

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.