Nepal sólo autoriza una expedición de la Guardia Real de Bahrein al Manaslu

El gobierno nepalí sigue sin permitir la entrada de alpinistas y de turistas de montaña. Sólo se consiente la entrada en el aeropuerto de Katmandu de pasajeros nepalíes o funcionarios de organismos internacionales y diplomáticos.

0
166
Manaslu Nepal Guardia Real Bahrein
La expedición de soldados de élite de la Guardia Real de Bahrein tiene como objetivo el Manaslu. (Copyright/Archivo)

Entre los 18 expedicionarios -15 soldados de la Guardia Real de Bahrein y 3 británicos- viaja un príncipe del estado árabe islámico.

Nepal abrió de forma muy restrictiva sus fronteras y los vuelos internacionales, tras cinco meses de cierre para evitar la propagación de la covid-19. El gobierno sigue sin autorizar la entrada de alpinistas y de turismo de montaña. Sólo se permiten pasajeros nepalíes o funcionarios de organismos internacionales y diplomáticos. Los vuelos domésticos aún no se reanudaron y el acceso al país por vía terrestre también está prohibido para los extranjeros. No obstante, el gobierno nepalí autorizó la entrada de una única expedición proveniente de Bahréin, el país más pequeño del golfo Pérsico. Tienen intención de escalar el Manaslu (8.163 m) y el Lobuche (6.119 m). El pasado abril está expedición fue suspendida por el coronavirus.

Al parecer entre los 18 expedicionarios -15 soldados de la Guardia Real de Bahrein y 3 británicos- viaja un príncipe de este estado árabe islámico del cual no se facilitó el nombre. Quizá se trate de Sheikh Nasser bin Hamad al-Khalifa, un hombre muy deportista -ciclista y triatleta- que en su momento fue el el impulsor -año 2017- del equipo ciclista Bahrain Merida y que tuvo de embajador a ‘Purito’ Rodríguez. Turiski no pudo confirmarlo.

La expedición de Bahreim está respaldada por la agencia local Seven Summit Trek y tiene autorización para ascender el Lobuche (6.119 m) y el Manaslu (8.156m)

La expedición de Bahrein viajara a Katmandú, a mediados de septiembre. De la logística local se encargará la agencia Seven Summit Treks con más de 50 sherpas y se utilizaran helicópteros para las aproximaciones a los campos base para evitar los contactos. El equipo forma parte de la fuerza de defensa de Bahrein (The Bahrain Defence Force)  y esta entrenandose para ascender el año 2021 al Everest. Los expedicionarios, según Seven Summit Treks, fueron seleccionados por Su Alteza el Jeque Nasser Bin Hamad Al Khalifa, Asesor de Seguridad Nacional y Comandante de la Guardia Real. Los soldados fueron sometidos a una evaluación rigurosa no solo de su condición física, sino también de su fortaleza mental.

El equipo de élite de la Guardia Real de Bahrein se está preparando para ascender al Everest el año 2021 

El equipo de la Guardia Real busca completar dos escaladas adicionales durante los próximos 2 meses para prepararse de cara a la expedición al Everest del proximo año. La primera será la montaña Lobuche East (6.119m), más accesible y que debe dar al equipo las habilidades de escalada necesarias para progresar a los picos más altos de Nepal. Posteriormente, el equipo ascenderá al Manaslu (8.156m). La octava cima más alta del planeta obligará al equipo a desarrollar aún más sus habilidades al escalar por encima de los 8.000 metros, en la llamada «zona de muerte», que requiere el uso de un sistema de oxígeno suplementario. Una vez que los soldados/montañeros hallan  completado con éxito las dos primeras montañas, se preparan para escalar el Everest en abril / mayo de 2021.

Nepal cerrada a otras expediciones

Tampoco se hizo público lo que pagó el príncipe de Bahreim para tener la exclusiva y poder escalar dos montañas cuando todo el país permanece cerrado a los alpinistas y a los trekkings turísticos para evitar nuevos brotes de coronavirus. Entre los alpinistas profesionales afectados por el cierre de fronteras está Sergi Mingote y su «14X1000 Catalonia Project” de coronar los 14 ocho miles sin ayuda de oxigeno, en el menor tiempo posible. El año 2020 quedará en blanco para el montañero catalán.

Nepal cerró sus fronteras en marzo, justo antes de la temporada alta de turismo, que generalmente atrae a miles de turistas y escaladores al Himalaya. Inicialmente el gobierno de Nepal había decidido a finales de julio reabrir el acceso a sus montañas, con vistas a la temporada de otoño (septiembre-noviembre), pero tras un brote de casos, suspendió la reanudación de las conexiones aéreas internacionales.

La situación del sector turístico en el Nepal, que representa el el 8% del PIB del país y da trabajo directa o indirectamente a 1 millón de personas, es desesperada. Según datos de un estudio sobre la Evaluación rápida del impacto social y económico de la pandemia la covid-19, del Programa de Desarrollo de la ONU en Nepal, la caída de ingresos por turismo en Nepal será de un 60% en 2020, lo que en cifras supone aproximadamente 400 millones de dólares.

Nepal tiene 28 millones de habitantes y el año pasado recibió a 1,2 millones de visitantes, de los cuales alrededor de un tercio durante la temporada de otoño.

Artículos relacionados:

Nepal abre el Everest y el Himalaya al trekking y a los alpinistas

Sergi Mingote holla la cima del Manaslu (8.163m)

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.