Las principales diferencias entre el trailrunning y el skyrunning

Los conceptos entre los dos tipos de carreras a pie en ocasiones se confunden y se mal interpretan.

0
1057
Diferencias trailrunning skyrunning
En los recorridos de skyrunning fácilmente podemos encontrar zonas con cuerdas o cadenas a modo de pasamanos o escalones tipo ferrata para superar zonas comprometidas. (Copyright/Paulo Abreu/USM)

◄ El skyrunning es la esencia del correr por montaña, mientras el trailrunning lo asociaremos a carreras o circuitos sin ninguna dificultad técnica.

Leemos y oímos hablar constantemente de trailrunning y skyrunning en el deporte de las carreras de montaña. ¿Sabemos diferenciarlos de verdad? Nuestra intención no es abrir ningún debate sobre cuál es la mejor de las disciplinas. Queremos explicar de una forma entendedora y rápida las diferencias esenciales entre ambas. Por dónde empezar. Lo haremos con una pequeña definición breve, clara y objetiva.

Skyrunning: Los inicios del correr por montaña. Busca la esencia y la pureza de los pioneros. La idea de buscar la manera más rápida de subir a un pico desde un pueblo y volver a él en el menor tiempo posible y por la ruta más directa. Con esa filosofía nacieron retos como las ascensiones al Matternhorn y otras grandes cumbres alpinas.

Trailrunning: La evolución del correr por montaña, trasladando las ascensiones alpinas a cualquier lugar y tipo de terreno de montaña, mayoritariamente sin dificultades técnicas, y sin buscar enlazar cumbres. El punto de encuentro entre atletismo en ruta y la montaña.

Diferencias trailrunning skyrunning
El skyrunning es la esencia y los origenes del correr por montaña. (Copyright/David Gonthier/AUTV)

En el skyrunning más puro, tanto en subida como en descenso, podemos encontrar zonas con cuerdas o cadenas a modo de pasamanos, y escalones metálicos, tipo ferrata, para ayudarnos a superar los obstáculos naturales en puntos claves.

Diferencias trailrunning skyrunning
El trailrunning es correr por senderos o pistas de montaña con sus respectivos desniveles. (Copyright/Lymbus)

Asociaremos skyrunning a altura y desnivel continuo. Sus circuitos, coronen cumbres o no, siempre se asocian a terrenos alpinos, senderos entre bosques y prados. La mayoría de veces por terrenos húmedos por la climatología de alta montaña. Hay tramos o zonas técnicas que en muchos casos nos obligan a utilizar las manos para progresar. En el skyrunning más puro, fácilmente, tanto en subida como en descenso, podemos encontrar zonas con cuerdas o cadenas a modo de pasamanos y escalones metálicos, tipo ferrata. Estos elementos nos ayudaran a superar los obstáculos naturales en puntos claves. Son carreras dónde el tipo de terreno, el desnivel positivo continuo y la altura en la que se desarrollan, nos marcarán el ritmo de ruta, normalmente más lento y con sectores que nos obligan a andar. La dureza la definirá nuestro esfuerzo, al que nos obliga el tipo de terreno.

En estos recorridos encontraremos la belleza paisajística, y al mismo tiempo la dureza, de la alta montaña, con sus cambios bruscos de climatología y con la presencia de nieve residual en algunos sectores. Si además nos gusta madrugar y utilizar el frontal al inicio, fácilmente disfrutaremos de un amanecer de ensueño cuando estemos en las alturas.

El traillrunning lo asociaremos a carreras o circuitos sin ninguna dificultad técnica, más allá de las propias de los senderos, con subidas y bajadas progresivas mayoritariamente por senderos o pistas forestales.

Asociaremos trailrunning a correr, correr, y seguir corriendo. Son carreras o circuitos sin ninguna dificultad técnica, más allá de las propias de los senderos, con subidas y bajadas progresivas mayoritariamente por senderos o pistas forestales. El desnivel lo ganaremos sumando diferentes subidas, cortas, pero rompepiernas en muchos casos, intentando unir pueblos o zonas buscando una lógica en el recorrido que nos permita siempre mantener un ritmo de carrera más o menos constante, tanto en subidas como en bajadas.

Como vemos, las diferencias entre las dos disciplinas son claras y evidentes. Ni mejor ni peor una de la otra, simplemente diferentes. Como decíamos inicialmente, no se trata de escoger entre derecha o izquierda, sino saber cuál es la disciplina que más nos gusta, o mejor se no da. Cada una nos aporta unas sensaciones diferentes. Y está claro, nuestro lugar de residencia también nos determinará cuál de ellas es la que practicamos con más asiduidad.

Sea cual sea nuestra preferencia, si entrenamos para mejorar y rendir en las competiciones en las que participamos, deberemos entrenar en circuitos similares a lo que nos vamos a encontrar cuando nos cueste respirar y las pulsaciones estén por las nubes.

Seas de los primeros, o de los segundos, o quizás seas de los que nos gusta tocar todos los palos, te recomiendo visitar la web de The Trail Zone dónde hay todo tipo de recorridos para adaptarlos a tu pauta de entrenamiento y descubrir nuevos territorios muy parecidos al terreno donde competirás.

Y sobre todo recuerda, no somos ni mejores ni peores, simplemente tenemos gustos o virtudes diferentes, y siempre, ante todo, debemos respetar la naturaleza.

Noticias relacionadas:

Manuel Anguita da la campanada en la Tromsø Skyrace de la Copa del Mundo

Sheila Avilés, bronce en el Mundial IAAF de trail running de Portugal

Encamp se convierte en territorio cien por cien trail de montaña

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.