«Sherpas. La otra historia del Himalaya» se presenta en el Dia Internacional del Everest

La obra editada por Ediciones del Viento se adentra en la desconocida cultura sherpa, la gran ignorada del Himalaya.

0
307
Sherpas. La otra historia del Himalaya Everest
“Sherpas. La otra historia del Himalaya” bucea en la cultura local y en lo que se mueve tras la industria de la montaña del Himalaya. (Copyright/Ed. Del Viento)

La periodista barcelonesa Xiana Siccardi y el joven sherpa local Lakpa Nuru son los autores del libro «Sherpas. La otra historia del Himalaya».

Cada 29 de mayo desde el año 2008 se celebra Día Internacional del Everest para conmemorar la hazaña del alpinista neozelandés Edmund Hillary (1919-2008) y el sherpa Tenzing Norgay (1914-1986), que el 29 de mayo de 1953 lograron el primer ascenso a la cima al Everest, la montaña más alta del mundo.  Este año la efeméride quedó algo deslucida por el Covid-19, pero coinciendo con esta fecha sale a la venta un interesante libro dedicado a la cultura Sherpa, la gran olvidada del Everest. La editorial Ediciones del Viento editó el libro “Sherpas. La otra historia del Himalaya”. 

La obra narra el encuentro y posterior amistad entre dos personas de culturas muy diferentes. La periodista barcelonesa Xiana Siccardi con amplia experiencia en el mundo audiovisual y el joven local Lakpa Nuru Sherpa (Solukhumbu, Nepal). Ambos descubren la historia oculta, tras la industria de la montaña.

El libro muestra lo que se esconde tras la cultura sherpa, la gran desconocida del negocio del Himalaya. 

Sherpas. La otra historia del Himalaya Día Internacional Everest
Lakpa Futi Sherpa, madre de Lakpa, con el traje tradicional sherpa, enseñando la portada del libro.
(Copyright/Ed. Del Viento)

Todavía no hemos tenido ocasión de leer el libro y sólo podemos avanzar lo que la editorial explica en la sinopsis. «Cuando en 2017 la autora llegó por primera vez a la cordillera del Himalaya, sólo quería ver la cumbre del Everest. Para ello debía caminar 60 kilómetros durante nueve días hasta el Campo Base, a más de cinco mil metros de altitud. Antes había aterrizado en el aeropuerto de Lukla, considerado uno de los más peligrosos del mundo. Llegando al monasterio de Tengboche, su mirada se cruzó con la de un joven sherpa llamado Lapka Nuru, que había coronado la cima del Everest dos veces. Aquel encuentro iba a cambiar la vida de ambos para siempre y a Xiana Siccardi le daría entrada a un mundo que forma parte de la historia del Himalaya pero que, desde que Tenzing Norgay alcanzara con Edmund Hillary por primera vez la cima del Everest, se ha mantenido oculto para la opinión pública mundial. Mientras recorren juntos Solukhumbu, la tierra de los sherpas, en unos días libres y salvajes, entablan un fascinante diálogo intercultural sobre la vida, la familia, la naturaleza, la amistad, y el amor, sin darse cuenta de que están uniendo sus vidas para siempre. Pero una inminente ascensión de Lakpa al Everest amenaza con destruirlo todo».

La pandemia del coronavirus impidió realizar una presentación al uso pero hoy a las 19.00 h vía Z00Maquí el enlace para participar– los dos autores, Xiana y Lakpa; el editor, Eduardo Riestra; y el egiptólogo y viajero, Tito Vivas conectaran con los interesados en conocer algo más de este libro que promete romper bastantes estereotipos. Todos los ingresos generados por la venta del libro se destinaran a a la comunidad sherpa que este año por el coronavirus sufrió una importante crisis económica por la falta de trabajo.

Everest, el misterio de Mallory e Irvine

Los primeros intentos serios de escalada del Everest los protagonizó George Mallory (1886-1924) que tomó parte en las tres primeras expediciones que se proponían escalar el Everest (1921, 1922 y 1924). Mallory murió junto con su compañero de Andrew Irvine (1902-1924), a más de 8000 metros en la cara noreste de la montaña. Era el 9 de junio de 1924. Su desaparición dejó para siempre la incógnita de si habían hecho cima y dio para muchas hipótesis y literatura. El año 1999 una expedición internacional organizada por Eric Simonson se planteó la búsqueda de Mallory e Irvine.

El objetivo dio frutos y el 1 de mayo de 1999, Conrad Anker encontró un cuerpo en la cara Norte, a 8.155 metros. Era el de Mallory.  El cadáver de Mallory se encontraba boca abajo, con los brazos extendidos como intentando detenerse de una caída. En su reconocimiento se constató que tenía una pierna rota y una herida grave en el cráneo. Todo parecía indicar que fue víctima de una caída mientras estaba encordado con Irvine. Junto a su cuerpo se hallaron una navaja, un altímetro y gafas de nieve. Ni rastro de la cámara que durante décadas alimentó numerosas especulaciones. La expedición enterró a Mallory en el mismo lugar donde fue hallado. El llamado  «el Misterio de Mallory e Irvine»  no pudo cerrarse ya que no apareció ninguna cámara fotográfica.

Artículos relacionados:

Alex Txikon renuncia definitivamente al Everest invernal 2020 por la inestabilidad del manto nivoso

El Everest no se deja medir por la expedición China

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.