Niño sobrevive a una avalancha sepultado una hora bajo la nieve

El chico de 12 años se salvó milagrosamente gracias a quedar atrapado dentro de una cámara de aire. El accidente sucedió en una zona fuera de pistas de la estación de La Plagne, Alpes franceses .

0
1895
Avalancha sepultado
El sargento Raphaël C. y su perro Gétro de la Unidad de Montaña de la Gendarmería Nacional (PGHM) de Savoie, con base en Bourg Saint-Maurice, hallaron el cuerpo del niño cuando prácticamente llevaba enterrado una hora bajo la nieve. (Copyright/GendarmeriNationale)

◄ La avalancha de nieve, que sepultó al niño de 12 años, se produjo en una zona fuera de pistas de la estación francesa de La Plagne, en los Alpes franceses.

La imprudencia en la nieve estuvo a punto de costarle la vida a un niño de 12 años. El joven esquiador formaba parte de un grupo de siete personas que esquiaban en una zona fuera de pistas de la estación de esquí de La Plagne. El movimiento de los esquiadores provocó una avalancha de nieve que lo arrastró, entre 150 y 200 metros, y lo acabó sepultando completamente. El resto de componentes salieron milagrosamente ilesos. Inmediatamente se desplazaron los pisters de la estación y los equipos de rescate de la Gendarmería francesa que fueron movilizados. Tras casi una hora de infructuosa búsqueda y cuando ya se pensaba que el niño había perecido bajo el alud, el sargento Raphaël C.  y su perro, Gétro dieron con su cuerpo. El niño estaba consciente y sólo se había roto una pierna. La suerte quiso que quedara atrapado dentro de una cámara de aire y por esta razón fue encontrado con vida.

«El 90% de las personas sepultadas por una avalancha o alud mueren a los 15 minutos»

El capitán Patrice Ribes, comandante de la Unidad de Montaña de la Gendarmería Nacional (PGHM) de Savoie con base en Bourg Saint-Maurice no ha tenido inconveniente en reconocer que se “trata de un pequeño milagro. Si no encontramos a la víctima después de 15 minutos, existe más del 90% de riesgo de que la persona muera».  El oficial también destacó que «podía golpear con rocas o comprimirse, que es una de las causas de muerte en las avalanchas. La segunda posibilidad es que no inhaló nieve y quedó sepultado en una posición que le permitió respirar en esa hora de entierro «.

Los especialistas que trabajaron en su búsqueda hablaron de “milagro de navidad” -se produjo el 26 de diciembre-, ya que el niño tampoco llevaba el preceptivo ARVA -detector de avalanchas- que es obligatorio utilizar para la seguridad personal cuando se esquía en zona de fuera de pista. El niño fue trasladado al hospital de Grenoble donde permanecerá 48 horas en observación para tratar la fractura de su pierna y el shock emocional sometido por su accidente.

Noticias relacionadas:

Avalancha mortal de nieve causa 8 muertos en Nasuonsen Family Ski Resort

Avalancha de nieve en la estación esquí de Tignes se cobra la vida de cuatro personas

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.