Juan Pablo Mohr y Tamara Lunger forman cordada para subir al K2

El chileno y la italiana siguen en el campo base del K2 esperando la proxima ventana de buen tiempo para ascender a la montaña.

0
811
Tamara Lunger Juan Pablo Mohr K2
Tamara Lunger desde su tienda del campo base del K2. (Copyright/ JPM)

Juan Pablo Mohr y Tamara Lunger unen fuerzas para intentar escalar el K2 en el nombre y el espíritu de Sergi Mingote.

El chileno Juan Pablo Mhor y la italiana Tamara Lunger decidieron unir fuerzas y formar cordada para ascender al K2 invernal. Tras unos días de reflexión en el campo base ambos decidieron continuar en la montaña a la espera de una ventana de buen tiempo. Sergi Mingote murió en manos de Juan Pablo Mhor, tras una caída que lo arrastró 600 metros. En su momento, el alpinista catalán fue el causante de que Mhor se hubiera integrado en la expedición de Seven Summit Treks.

Mhor dejó escrito en sus redes que “nuestro amigo Sergi ya no está con nosotros físicamente, pero sí espiritualmente. Así que como a él le hubiese gustado, volveremos por esa cumbre. Ahora iremos juntos con Tamara Lunger, con la cual compartimos grandes momentos junto a Sergi en el Campo 1 y en el Campo 2, en la segunda ronda de aclimatación. Y ahora con la suerte de poder ir juntos con dos guerreros amigos míos, que hoy me acompañan en espíritu como ángeles guardianes. Sergi Mingote y Diego Señoret  -alpinista chileno fallecido en accidente automovilístico a primeros de enero- además del gran apoyo de mi padre, que desde el 2019 lo tengo compartiendo siempre a mi lado”.

Juan Pablo Mohr Tamara Lunger
Selfie de Tamara Lunger junto a Juan Pablo Mhor. (Copyright/TL)

Juan Pablo Mhor: «nuestro amigo Sergi ya no está con nosotros físicamente, pero sí espiritualmente. Así que como a él le hubiese gustado, volveremos por esa cumbre»

Tamara Lunger también tuvo sus dudas. Su compañero de cordada, el rumano Alex Gavan si decidió dar por acabada la expedición, tras el fallecimiento de Sergi Mingote. “Tengo el corazón roto por la muerte de Sergi. Hicimos todo lo que estaba en nuestras manos”.  Gavan fue muy claro y reconoció que “escuchar humildemente las señales y recibir el mensaje cuando todo está escrito en mayúsculas siempre me ha mantenido a salvo y en el camino correcto en esta vida. En consecuencia, mi tiempo aquí se acabó. He apreciado y estoy agradecido por cada segundo en las empinadas pendientes del poderoso K2 en invierno. Regreso ahora con regalos de incalculable valor como conocimientos personales y lecciones desde Arriba. Qué bendición y privilegio en verdad”.

Tamara Lunger, en cambio, decidió seguir adelante destacando que “agradezco a Alex Gavan que haya caminado conmigo hasta aquí. Ha sido un momento muy turbulento para mí, lleno de preocupaciones, lágrimas y momentos oscuros. No obstante, decidí quedarme aquí, porque siempre trato de encontrar en cada cosa mala también algo para descubrir, comprender, superar y así ser más fuerte. El K2 significa mucho para mí y aunque la última rotación en la montaña me puso a prueba psicológicamente. Estoy convencida de que todo lo que estoy viviendo aquí es de gran valor”.

Tamara Lunger: «Sergi es nuestro ángel de la guarda durante la escalada. Te extrañamos, pero te llevamos con nosotros».

Juan Pablo Mohr Tamara Lunger K2
Tamara Lunger y Juan Pablo Mhor en primer plano. Al fondo el malogrado Sergi Mingote. (Copyright/JPM)

24 horas después de la marcha de Alex Gavan, Tamara Lunger manifestó que “hoy me reconecté nuevamente con la tierra. Ha sido una semana muy difícil, pero ahora logré calmar un poco mi corazón. Veo más más claro y encontré un poco de paz, cosa que también agradece mi cuerpo. Con Juan Pablo Mhor decidimos unir fuerzas y continuar nuestra escalada en el nombre y el espíritu de Sergi. Ahora es nuestro ángel de la guarda durante la escalada. Sergi te extrañamos, pero te llevamos con nosotros”.

«Ahora, lo más difícil en esta expedición para mí es contenerme para no entrar en competición por hacer la cumbre».

Tamara Lunger y Juan Pablo Mhor esperan pacientemente en el campo base del K2 los partes meteorológicos. A la italiana le vendrá bien la espera tal y como reconoció ella misma al manifestar que «esperar sin hacer nada en el campamento base no siempre es agradable, pero ahora mismo siento que no estoy lista para encontrarme con la diosa de K2″. No es solo el hecho de que he aclimatado completamente, sino que hay más que eso. He sentido la llamada de K2 durante mucho tiempo y sé que hay un por qué estoy aquí. Ahora se que lo más difícil en esta expedición para mí es contenerme para no entrar en la competición para hacer la cumbre. Necesito ir de la mano con mi alma. Una cosa que ya he descubierto, Juan Pablo Mohr es un compañero muy especial. Y por eso, de nuevo, estoy agradecida». 

Artículos relacionados:

John Snorri, Ali Sadpara y su hijo Sajid lanzan el ataque al K2 invernal

Parets del Vallès recuerda y homenajea a Sergi Mingote

Nirmal Purja lideró la cordada nepalí y ascendió al K2 invernal sin oxígeno

Sergi Mingote y Juan Pablo Mhor llegan al C3 a 7.000 metros del K2

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.